viernes, 25 de diciembre de 2009

El Belo hubiera querido ser...

1. Tortillero. Me gustaba cuando mi mamá me mandaba a formarme a la cola de las tortillas y pedir mi kilito de ellas, pues mientras esperaba, admiraba al tortillero como con gran destreza y singular alegría metía toda la mano y el brazo en la masa de las tortillas y se la pasaba removiendola. Luego, conforme iban saliendo las juntaba como si fueran hojas de papel y las despachaba envolviéndolas en un papel si no llevabas tu servilleta. Siempre quise hacerla de tortillero.

2. Carnicero.Me encantaba ver como Neto, el carnicero, afilaba sus cuchillos entre sí, luego ponía su palma de la mano en la carne y con la otra mano, rebanaba con su cuchillo carnicero la carne y sacaba jugosos trozos de carne. Y lo que más me ncantaba era cómo aplanaba los bisteces. Eso sí me encantaba.

3. Cajero de Aurrera o la Comer. Siempre quise apretarle a las múltiples teclas de las máquinas registradoras de ese entonces y arrancar el papelito con la cuenta del cliente. Me gustaba como sonaban esas máquinas. 

Y tú, tuviste algún oficio que hubieras querido algún día realizar?

jueves, 24 de diciembre de 2009

Feliz Navidad

Esta noche es Nochebuena y mañana Navidad.

Lo bonito de estas fechas es que sale de nosotros lo mejor de nuestros sentimientos.

Por eso les deseo que en esta época y que en toda su vida se encuentren llenos de dicha, salud y amor.

A todos mis seguidores, a todos los que me leen, a todos los que me han comentado, a todos a los que he leído... a todos:

Feliz Navidad.

martes, 22 de diciembre de 2009

El recuento de los daños

No sé qué me pasó. Me dio un bajón de defensas y hasta me tuvieron que inyectar "bedoyecta tri". Ya me siento mejor. Me pregunté cuál había sido el motivo de ese cansancio y pues la respuesta fue simple: stress.

Así es, este año fue muy estresante, muy dificil, pero a la vez lleno de muchas nuevas experiencias.

Basta recordar que todo el año me la pasé en exámenes para acceder a un puesto importante, de hecho aún sigo en ello. Por lo mismo fuí muy poco al cine lo que ocasionó que me perdiera de varias películas.

En el trabajo tuve que trabajar el doble pues un compañero estuvo de comisión y toda su chamba me la pasaron a mí.

En la salud, todo muy bien, salvo un día que estuve medio agripado y este fin de año que me dio un bajón de energías y tuve que recurrir a las inyecciones.

También debo decir que estuve a punto de cambiar de oficina pero decidí seguir en la misma pues tengo un plan de vida por el que estoy luchando.

Me contacté de nuevo con viejos y grandes amigos.

Lo mejor, es que este blog cumplió un año en octubre y además en este año tuvo a su primer seguidor y después llegaron 55 más. Hice muchos buenos y grandes amigos. Aprendí de ellos y de ustedes muchas cosas. Miré la vida desde distintas perspectivas, sufrí con ustedes y gocé también con cada uno de sus textos publicados en sus respectivos blogs.

También, gracias a Blogswingers, muchos conocieron este espacio (por cierto, no estaré en el festival navideño, snif).

En conclusión, este año tuvo de todo un poco. Y sí, no hay de qué quejarse, pues lo más importante que hay en la vida, lo sigo conservando: El aire para respirar y el amor de Busi.

jueves, 17 de diciembre de 2009

Jueves por la noche

Es jueves, casi llega el fin de semana.

Es el segundo día de posadas.

Para muchos empieza la diversión desde este día.

Yo, por el contrario, estoy sin nada útil qué hacer. Lo peor es que se me secó el cerebro desde hace algunos días y hoy, jueves por la noche, no tengo nada bueno ni nada de ganas de escribir.

Por cierto, ya estoy de vacaciones...

domingo, 13 de diciembre de 2009

Las comidas de fin de año

La verdad esta época navideña me gusta bastante. Son días nostálgico, familiares, llenos de recuerdos y emociones: buenas o malas.

Entre otras cosas, no tan importantes, que no me gustan, están las famosas "comidas de fin de año" que el jefe organiza a sus subalternos. O bueno, sí me gustan cuando es entre cuates, hay buen ambiente y demás, pero cuando el jefe durante todo el año no tuvo siquiera el mínimo contacto con sus empleados, me parece patético e hipócrita "convivir" y "dar abrazos y buenos deseos" cuando él (el jefe) no lo siente.

Así es esas comidas que el jefe "les hace" el favor de organizar para "agradecer"  y "festejar" a sus empleados, me parece grotesco.

Es más, me da pena ir a esas "celebraciones" y ver a todo el personal que durante todo un año sufrió y no tuvo jamás una palabra de aliento, un contacto, una ayuda, un agradecimiento personal o cualquier otra situación por parte de su jefe, poniendo cara de "gracias jefecito" agachando la cabeza y casi casi besándole la mano.

Y es que me da pena por ellos, porque los veo felices, platicando, bebiendo y degustando. Y el jefe en otra mesa, a lo lejos, mirando a sus subalternos con ojos de superioridad y como diciéndoles "para que no se quejen que nos los quiero".

"Traguen perros" es la imagen que se me viene a la cabeza cuando estoy en una reunión de esas. Tal vez, lo veo mal y yo soy el que está mal. Pero estar todo el año sin "preocuparte" por tu personal, sin ni siquiera saber el nombre de la mayoría de ellos y al final darles un "festejo" hipócrita, como que conmigo no va.

Creo que ellos merecen más que una comida... merecen todo nuestro respeto porque son nuestros compañeros de lo que dignifica al hombre: el trabajo. Porque ellos, nos sacan de los apuros que en ocasiones nos metemos, porque se preocupan cuando cargamos problemas de familia y los trasladamos a la oficina.

No me gusta, y simplemente no comparto esta forma de celebrar a tus compañeros de trabajo, insisto, cuando ni siquiera hay buen ambiente.

En fin, son formas de pensar y sentir las cosas. Pero no me gustan.

miércoles, 9 de diciembre de 2009

Alma de niño

 No obstante he posteado en estos días, siento que he desatendido mi espacio y a mis amigos bloggeros.
Pero bueno, lo importante es que ya estoy por aquí posteando en vivo, en directo y a todo color.
Fueron días de arduo trabajo y estudio, pero ya estoy más desahogado y con ganas de darme una y mil vueltas para ponerme al día en los blogs amigos.

Mil gracias a todos por sus visitas y comentarios. Ya estaré poniendome al día poco a poco en sus blogs.

Por otra parte he reflexionado en estos días pasados sobre algo: Que me he dado cuenta que ya estamos casi a mediados de diciembre, esto es, falta muy poco para la Navidad y el año nuevo y yo ni en cuenta.

Cuando era niño, esta temporada era mi favorita. Cuando veía canal Cinco, tanto Rogelio Moreno como el tío Gamboín se la pasaban enseñando mil y un juguetes para pedir a los Reyes Magos. Chabelo, los domingos, no se quedaba atras y nos hacía soñar con recibir regalos.

Incluso, los anuncios comerciales de la tele que pasaban entre cada caricatura eran de puros juguetes. Yo soñaba con todos y pedía algunos de ellos pero por extrañas razones nunca me trajeron los Reyes exactamente lo que pedí, siempre eran otras cosas. Tal vez no me portaba tan bien, jaja.

El día 16 de diciembre de cada año íbamos a las clásicas posadas que organizaban unos compadres de mis papás: Los Rivera. Eran posadas en donde tomábamos el clásico ponche, nos daban unas canastitas con dulcecitos, rompíamos piñatas, prendíamos luces de vengala, nuestras velas cuando paseábamos a los peregrinos e incluso después de que nos daban posada, rezábamos un rosario. Para ser franco, esta última parte no me gustaba y me daba mucha hueva.

También me gustaba ver los programas navideños que organizaba algunos cantantes, actores o grupos musicales. La época navideña era larga, la vivía y la disfrutaba al máximo.

Ahora esta temporada pasa rápido. Casi no la veo o no la quiero ver. Tiene años que no voy a una verdadera posada.Quiero aclara que no he hecho lo anterior porque haya dejado de gustarme la época, sino más bien porque me he olvidado disfrutar y sentir como niño, gracias a las odiosas ocupaciones de adulto. Y es que cuando me doy cuenta ya es enero de nuevo.

Por eso, esta Navidad estaré preparando mi carta a los Reyes en la que les pediré sólo una cosa, simple aunque dificil de cumplir: Que me regrese el alma de niño.

Creo que sería el mejor regalo que pudiera recibir en toda mi vida.

lunes, 7 de diciembre de 2009

El Belo sin clase

Me han dicho naco, sin clase, sucio, cochino, ordinario, pero no me importa.

Aquí una manía mía que se las paso al costo para que la prueben.

Entre las manías que tengo está la de quitarme los pelos de la nariz...

... con los dedos.

Sí, lo reconozco, soy de lo más vulgar... snif.

Mi técnica:

Cuando siento que me hacen cosquillitas en la nariz, meto mi dedo índice y vulgar, digo pulgar, en la fosa nasal respectiva. Mi mano debe quedar como haciendo... mmmm... como lo digo... mmmm... "caracolitos". Muevo un poco el labio superior, para ayudar a que la fosa respectiva abra un poco más y de esa manera ayude a que entre más los dedos.

Con gran tacto, busco el bello largo y grueso que me está molestando, lo tomo de la punta entre mis dedos indicados y doy un fuerte tirón hacia afuera.

Puede ocurrir que no salga a la primera, o que jales otro que no era y te produzca estornudo y hasta moquitos. En ese caso, limpio mi nariz, porque la verdad no soy tan cerdo, y vuelvo a emplear la técinca referida.

Una vez que saco el bello, lo tomo entre la yema de mis dedos índice y pulgar y lo paseo de un a lado a otro, sintiendo lo grueso que ya se encontraba. Una vez que satisfice mi manía, busco otro pelo y así sucesivamente.

Advertencia: Las fosas nasales te pueden quedar como puertas de iglesia. También los dedos pueden quedar lastimados por la uñas, por lo que se recomienda que cortes un poco tus uñas,pero no tanto para que puedas tomar el vello.

Que lo disfrutes...

viernes, 4 de diciembre de 2009

Clases de derecho... El Belo al servicio de la comunidad.

Pues como no tengo nada interesante que escribir, decidí hacer un post de clases de derecho; sé que es algo que a nadie le interesa pero pues ni modo, se me secó el cerebro para esto de postear.

Más bien, mi cerebro entró en una pausa. por lo que una vez que le dé "play" de nuevo se acordará de las cosas más absurdas, sin interés y aburridas que me pasaron y que me gusta compartir con todos.

En fin: Clases de derecho.

Niños, pongan atención... hoy les hablaré de amparo EN FORMA GENÉRICA, sin entrar en detalles. No de Amparo Montes ni de Amparo Rubí, sino del Amparo, sí ese que te ayuda cuando estás a punto de entrar al "torito" por lo del alcoholímetro, o porque te están metiendo al bote por una orden de aprehensión u orden de comparecencia o te dictaron un auto de formal prisión o te clausuraron tu negocio o no sé, mil casos que te pueden servir con el Amparo.

En principio, el amparo no es un recurso, sino que es un juicio. Nos sirve para limitar el exceso de poder de los entes que tienen el carácter de autoridad, nos sirve para que obliguemos a la autoridad a que ajuste su actuar a la Constitución. Por eso, el amparo es una garantía constitucional, porque además de velar por nuestros derechos previstos en la Constitución ayuda a preservar el orden constitucional, manteniendo a las autoridades de gobierno a raya, sin que se pasen con nosotros. Por ello, el amparo sólo procede contra actos de autoridades.

Toda autoridad para emitir sus actos debe ajustarse a la Constitución, generalmente al artículo 16 constitucional cuando se trata de un acto que molesta tu domicilio, persona, papeles, etc. o al artículo 14 constitucional si lo que busca es privarte de algún derecho como tu libertad, tu vida, tus propiedades o posesiones.

Ojo, la autoridad SÍ puede realizar cualquier acto de molestia o de privación, siempre y cuando se ajuste a lo precetuado en esos artículos... entendieron? Si no se ajustaron entonces nos vamos al amparo a pedir que se violó en nuestro perjuicio las garantías consagradas en esos artículos, esto es, le decimos al Juez Federal que nos quieren quitar el coche, la libertad o cualquier cosa o que nos quieren molestar con una visita domiciliaria, una clausura provisional, una revisión de nuestros papeles de la empresa o negocio, etc. sin que la autoridad haya cumplido con esos requisitos.

Fácil no? Entendieron?

Noooooo? me vale, prosigo y eso les pasa por no poner atención.

Si cumplió la autoridad con los requisitos nos negaran el amparo y si no, nos otorgaran el amparo.

Lo que les acabo de decir se oye muy fácil, pero es harto dificil. Otro día, que no estén tan cansados ocupados les hablo de los principios que rigen el juicio de amparo y de la suspensión de los actos reclamados. Ante quien promover el amparo, los tipos de amparo que hay, su trámite y demás cuestiones que es bueno saber.

Bien, con esto acaba esta clase. Pueden despertar, salir a recreo o buscar otro blog más interesante... Snif.

miércoles, 2 de diciembre de 2009

Nadar o beber

En los noventas conocí, como se debe, la feria de San Marcos. Antes ya había ido pero como estaba muy chamaco ni me gustó. Claro que de puberto me fascinó el reventón que se arma por esas cálidas tierras.

En una de esas visitas a la tierra que dicen "está en el meritito centro de la República", fuimos a un antro. Íbamos un grupo de amigos por lo que pedimos una botella. Las chavas que nos acompañaban no tomaban mucho, o mejor dicho nada, por lo que entre mis hermanos, René, Alex y un servidor nos terminamos hasta la última gota que quedaba.

El problema fue al día siguiente que fuimos a un balneario que en ese entonces me gustó mucho. Creo que íbamos credos (para los que no saben es entre crudo y... lo demás pregunten). Como buenos hombres machos y valientes nos pusimos nuestra tanga un traje de baño para mostrar el "musculoso cuerpo".

Nos metimos a la alberca y no faltó el que dijo: -¿Qué onda, unas carreritas hasta el otro extremo?

- Va. - Le contestamos los demás categoricamente.

Y ahí vamos, cual Michael Phelps (sin su mariguana) hacia el otro lado de la alberca; y al llegar allá de vuelta también en carreritas.

- Qué onda ¿una más de ida y vuelta sin parar? -Comentó alguno de nosotros.

Pero ya no se animaron, salvo René y yo que nos aventamos la última carrerita.

Al terminar, nos empezamos a sentir mal. Mareados, nauseabundos. Le dije a René: "Haz bucitos" pues sabía que con eso se quitaba lo mareado cuando estás entrenando en natación.

Dimos dos o tres bucitos, pero el mareo y las ganas de devolver el estomago eran cada vez más fuertes.

Al ver que no funcionó la táctica, nos salimos a descansar buscar el rincón más alejado pues había un grupo de guapas chavas que andaban por todo el balneario y no queríamos que vieran nuestro vergonzoso y deprimente espectáculo. Caminamos  y caminamos y cuando estábamos a punto de vomitar y devolver todo el alcohol de la noche y el desayuno de la mañana, coincidíamos con algún grupito de chavas que caminaba en esa momento por ahí. Nos tapamos la boca y cambiamos de rumbo, a buscar un lugar solitario.

Obviamente el organismo es sabio y cuando dice a salir es a salir. Y salió. No tuvimos tiempo de pararnos en algún lugar. En pleno camino y a la vista de varias hermosas chicas que nos habían visto nadar, desfogamos nuestro estómago.

Fue vergonzoso pero a la vez satisfactorio. Poco a poco, nos regresó el color a la cara. Se nos quitó la palidez y el malestar.

Nos tuvimos que ir a recostar al césped. Ahí estuvimos varios minutos... ahí descansamos la cruda y escondimos la verguenza.

Desde entonces juré por todos los santos que jamás de los jamasés y nunca de los nuncas, volvería a ... tomar nadar tan rápido.

martes, 1 de diciembre de 2009

Una fiesta agüada

Eran los ochentas: Michael Jackson, Madonna, Cindy Lauper, Stevie Wonder, Lionel Richie, Wham, Frankie Goes to Hollywood, OMD, Billy Ocean, Men at work, Level 42, Tears for fears, culture club, Duran Duran, Wang Chung y demás artistas extranjeros sonaban en las fiestas. También los cantantes y grupos nacionales e iberoamericanos estaban en su apogeo como Daniela Romo, Timbiriche, Flans, Pandora, Fandango, Tatiana, Miguel Bosé, Yuri, Fresas con Crema, Luis Miguel,  Ana Belén y Víctor Manuel, Alaska y dinarama, Los amantes de Lola, los toreros muertos, Radio Futura, Miguel Mateos y más.

En esa época yo estaba en un grupo de acólitos (Sí, debo reconocerlo que era niño bueno). Uno de ellos organizó una fiesta y pues yo me emocioné ya que sería de mis primeras fiestas a las que asistiría. Él prometió, además, que sería una fiesta inolvidable.

El dia de la fiesta, no sabía que ponerme si mis pantalones ACA color gris "bombachos" o los de mezclilla "bombachos" que en el frente tenían deslavada la mezclilla en color gris y en la parte de atrás venía en azúl; opté por los segundos, los "arremangué" y me puse mis top-siders azules sin calcetines.

Al llegar a a la casa del organizador nos sirvió refrescos y los típicos "sanguiches" partidos a la mitad en diagonal. Nos sentamos en la sala. Puso algo de música que para nada era de los grupos y cantantes antes mencionados. Más bien era música de sus papás: Pedro Infante, Jorge Negrete, Chayito Valdéz y muchas más que no conocíamos; la fiesta empezaba a sentirse agüada y aburrida; no obstante, teníamos la esperanza de que mejorara en cuanto llegaran las chicas.

Pero pasaban los minutos y ellas no llegaban y de hecho nunca llegarón. Fue una fiesta sólo para niños. Un par de horas después de las 16:00, hora en que empezó la "fiesta inolvidable", ya estábamos desesperados. De pronto, el anfitrión nos dijo que entre las cosas que tenía preparadas era ver una película ¿WTF? Y para colmo puso en la videocasetera, un cassette Beta con la película "Marcelino, Pan y Vino",  por eso de que éramos acólitos. La situación fue insoportable.

Uno de nosotros, aburrido de la película salió al patio a patear un balón y vio que había muchas cajas de jitomate. Llamó a otro amigo y planearon una guerra de jitomates. Para empezarla, le gritaron al más bobo del grupo: Un gordito de lentes que estaba molestando por más comida. Al salir el gordito en busca de la comida prometida lo recibieron a jitomatazos.

El anfitrión al ver eso salió preocupado y otros más, entre ellos yo, decidimos ayudar al gordito que yacía en una pared recibiendo en cara y cuerpo varios jitomatazos.

El anfitrión no podía calmarnos. La guerra de jitomatazos empezó en el patió pero a uno de nosotros se le ocurrió esconderse dentro de la casa, detrás de unas cortinas, lo que ocasionó que también la guerra de jitomatazos se extendiera al interor de ese hogar.

Pasaron muchos minutos, donde incluso el anfitrión no tuvo más remedio que entrar al juego de la guerra de jitomatazos, en los nos poseímos y no vimos el desastre que estabamos ocasionando. Nadie se percató que la casa, los muebles, los aparátos electrónicos, las puertas y demás, estaba ya teñido de color rojo jitomate.

De pronto llegaron los papás y al ver tal espectáculo, la mamá echó a llorar, tomó una escoba (nosotros, con los jitomates en la mano y el color rojo en todo el cuerpo, pensamos: qué señora tan asendosita, ya va a limpiar nuestra travesura) y a puro escobazo limpio nos mandó directito a chi...llar a nuestra casa, y con sobrada razón.

Nunca más volví a pisar esa casa. No porque estuviera indignado por la forma de corrernos (lo que nos merecíamos) sino porque la vergüenza invadía mi ser cada vez que pasaba por ahí. En verdad, dejamos un desastre.

La fiesta terminó siendo inolvidable, tal como lo predijo el anfitrión y a la vez agüada, pero no por no haber buena música ni chicas para el ligue, sino porque quedó puré y jugo de jitomate embarrado por todos los rincones de ese católico hogar.

lunes, 30 de noviembre de 2009

Danzón dedicado a...

Díce mi abuela que así decían en sus épocas para dedicar un danzón y sacar a bailar a la muchacha en turno.

En este caso, utilizo esta frase para dedicar este post a la ciudad de Querétaro y sacar a bailar y relucir a dos grandes amigos que allá viven. Es decir, no dedico este post a Querétaro porque yo sea de allá o tenga raíces queretanas, no nada de eso. Simplemente lo dedico porque esa hermosa ciudad abrió sus brazos para albergar desde hace unos años a 2 de mis mejores amigos que he tenido en la vida: René y Hanz. Por ello, este post está dedicado a ellos más que a la preciosa ciudad.

René fue mi compañero en la prepa, mi quinto hermano; mi aliado y consejero en las cuestiones del amor juvenil. Él vivió en mi casa un tiempo, cuando estudiábamos la prepa. Nos hicimos, como lo digo más que amigos, hermanos. Jugamos al futbol juntos e incluso, un día le cedí mi grandiosa camiseta rojinegra número 9 (la goleadora) del equipo de futbol del salón de la prepa que se llamaban los "Carneros" (El ridículo nombre es porque el idiota que hizo el equipo no sabía nada de futbol y pensó que ibamos a jugar tochito) para que él se luciera con ella metiendo goles. No fue así pues sólo le hecho la sal ya que nos eliminaron y no volví a meter tantos goles como en esa temporada, snif.

René era bueno para bailar las norteñas y con las cumbias era un trompo. Y esos dotes de bailador los fue a demostrar a Aguascalientes cuando fuimos a la feria de San Marcos. Buenas épocas.

Hanz fue un amigo de la colonia. Si René y yo teníamos fama de ser enamoradisos y de ojo pispireto, Hanz era todo un "Dandy" y "Don Juan" con las chicas. Con Hanz también jugué futbol aunque en otro equipo: el de la cuadra que se llamaba "Mónaco". A él, en un partido de futbol, le mandé un centro como con la mano para que se elevara por todo lo alto y diera un cabezazo mortero que mandó el balón al fondo de las redes. Creo que fue su primera y única gloria futbolera y de la que vivió agarrado muchos años, jaja.

Hanz, no se movía tanto al bailar, por el contrario, él bailaba suavecito con las chicas. Por eso era el favorito de las amigas quinceañeras para ser su chambelán y en alguna ocasión compartimos el ser chambelanes de alguna de ellas.

Con ambos, hice una bonita amistad.

Ahora los tres, somos esposos responsables, bueno yo sí, ellos eso me dijeron. Ambos ya tienen hijos e incluso René también tiene 100 kilos de grasa en su abdomen.

Y la dedicatoria de este post a ellos, de debe a que después de algunos años de no saber de su existencia, tuve contacto con ambos, pero por separado. Viven en Querétaro y ninguno de los dos lo sabía. Sus hijos, sin saberlo, juegan en el mismo equipo de basketbol (Advierto: El mío sí se dedicará al juego de hombres y será como su apá, amante del futbol. No como los chilpayates de mis compas que juegan al basket; ay sí ya los veo gritando en su campo de basket:  mándame la pelota manis pero no tan fuerte que me rompes las uñitas, jaja).

La verdad, es que estoy muy contento de haberlos encontrado y ojalá pronto coincidamos y nos podamos reunir pues tenemos tantas cosas de qué hablar al calor de unas chelas bien frías.

Pues bien, este danzón ya se acabó, y las chicas Hanz y René vuelven a sus asientos luego de haberles dado un buen baile con este post que les dediqué, jajaja.

.

viernes, 27 de noviembre de 2009

Dicen que la distancia es el olvido...

A Vincent H. lo conocí en 1986, cuando vino a México a quedarse con mi familia con motivo del intercambio cultural que organizaba, cada verano, Nacel.

Nosotros lo recibimos ese año y al siguiente yo viajaría a Francia a hacer lo propio y quedarme con su familia.

Él estuvo en mi casa como un miembro más de la familia. De hecho ese era el fin del viaje y del intercambio: conocer una familia mexicana y sus costumbres. Los mexicanos que al año siguiente fuimos, también teníamos que conocer a la familia francesa y sus costumbres. No eran vacaciones propiamente dichas, en el sentido de que no había obligación para la familia de pasear al invitado extranjero.

Vincent llegó un primero de agosto de ese año 86 a México. Para mí y mis hermanos era algo completamente nuevo. En ese tiempo no había tanta apertura a las cosas extranjeras, no había el internet como lo hay ahora, tal vez lo mas conocido por la cercanía era E.U., pero decir Europa era algo muy lejano, por lo que ver su ropa de una marca extraña, sus lociones, su shampoo, su acento y todo lo que venía desde Francia junto con él, era como de otro mundo o galaxia.

Al paso de los días, nos fuimos acostumbrando a su presencia. Lo presentamos con los amigos de la cuadra con quienes entabló amistad, lo conoció toda la familia, tuvo una novia aquí en México y cuando llegó la hora de partir, le hicimos una fiesta sorpresa que él disfrutó al máximo.

Dicen que lloró todo el vuelo de México a Paris, en su regreso.

En 1987, lo volví a ver, cuando me tocó ir a Francia en ese intercambio cultural. Llegué a Nancy, la ciudad donde vivía con su familia. En esa época eramos mentalmente niños aún. Todo el día la pasabamos jugando, nadando, corriendo.Y si bien nos gustaban las chicas, nos faltaba todavía experiencia para cortejarlas, aunque hacíamos el intento.

Cuando me tocó partir, me despedí de él y de su familia.  Los extrañé todo el viaje de regreso a México. Al paso de los años, las cartas que nos enviábamos se fueron haciendo menos hasta que perdimos toda comunicación (en aquel tiempo, nos escribíamos por carta).

En el 2007, decidimos la Busi y yo pasar esa Navidad en Europa e ir unos días a Francia de paseo. Por ello, ví la oportunidad de visitarlo en su país. Lo busqué por google y demás buscadores del internet sin ningún resultado favorable. Lo bueno es que encontré, entre mis cosas viejas, una dirección y teléfono de la casa de sus abuelos en Toulon, donde viví unos 15 días. Llamé sin ninguna esperanza pues pensaba que al paso del tiempo ese teléfono seguramente habría cambiado.

Pero no fue así, para mi sorpresa contestó su papá, al que saludé calurosamente; me dio el teléfono de Vincent y su e-mail. Lo contacté. Platicamos pero reservamos las palabras para el día en que nuevamente nos volvieramos a ver.

Llegué a Paris. Fuí el día y a la hora al lugar en que convenimos. Estaba nervioso. La Busi, me apretaba la mano helada, tanto por el frío invernal que hacía como por el nervio de reencontrar a un viejo amigo después de 20 años.

Cuando lo ví salir de su lugar de trabajo, le dije a la Busi "Es él". Lo reconocí de inmediato. Después en la comida, su esposa Marie también nos comentó que él me reconoció de inmediato al verme a lo lejos. Quedaba claro que el tiempo no había borrado de nuestra memoria los rasgos y formas de ser esenciales de cada uno de nosotros.

Cuando se acercó y quedamos frente a frente, no dijimos nada. Sólo nos fundimos en un fuerte abrazo. Un abrazo que era la promesa de no dejar de comunicarnos jamás.

Y así nos dirijimos los 4 a una comida y una hermosa y larga charla entre 2 amigos que se reencontraron después de 20 largos años...

Luego a su casa, conocimos a sus hijos, hablamos, tomamos cerveza, nos enseñó toda su colección de libros de México, vimos fotos de aquellos años y de los que estuvimos alejados; sólo unos minutos bastaron para ponernos al tanto de nuestras vidas y en ese momento sentimos que no había pasado el tiempo entre nosotros... y vinieron más recuerdos a la memoria...

Insisto, parecía que no había pasado el tiempo.

Dicen que la distancia es el olvido... pero en este caso no.

jueves, 26 de noviembre de 2009

Mientras tanto...

Siento que cuando uno programa sus textos para que se publiquen en determinado día, es como poner la contestadora del teléfono: simplemente habla una grabación.

Tal vez aquí es un poquito diferente, pero en esencia son muy parecidos. No me gusta programar ningún post, me gusta publicarlos recién saliditos de la memoria. De hecho, los escribo y los publico, rara vez guardo algún texto para publicarlo en otro día.

El caso es que las circunstancias han hecho que programe mis textos, éste es uno de ellos. osea, soy una grabación la cual se autodestruirá en 10, 9, 8, 7, 6, 5, 4, 3, 2, 1, PUM. perdón es que comí frijolitos.

Espero que pronto regrese a postear en vivo y en directo.

Mientras tanto... (por si no lo notaron así se llama este post) quiero agradecer a todos los que se han unido a leer estas memorias. En verdad que nunca creí que algún día tuviera siquiera un seguidor y pues ahora veo muchos. Mil gracias a ustedes y también a los que aun sin seguirme, leen esta bola de tonterías salidas de mi memoria. Gracias por tomarse un tiempo para su servidor.

Y entre esas cosas que vienen a mi mente, mañana estará publicado un texto muy bonito en el que hablo de la amistad, de la distancia y del tiempo. Un recuerdo que guardo con grata satisfacción, ojalá les guste.

Mientras tanto... (Así se titula este texto, ya ven cómo se les olvida) vayan al archivo de este blog y vean mis entradas anteriores, sobre todo del año pasado, ahí pueden leer los textos que publiqué en mis inicios como bloggero. De hecho, los mando a leer esos textos de mis inicios para que puedan darse cuenta lo pésimo que escribía en ese entonces y cómo sig escribiendo mal, ¡es increíble! que no mejore, snif.

Pronto los leeré, mientras tanto (Ahí va la burra al trigo: Así se llama el post), disculpen que no haya pasado a visitar sus blogs y comentar en ellos.

martes, 24 de noviembre de 2009

Cilantro y perejil para la memoria

Dicen que tengo buena memoria. Salvo de gente o cosas que no me interesan, me acuerdo de todo.

Pero esa buena memoria no fue de a gratis. Tuve que pasar un momento bochornoso para poner a trabajar mis neuronas.

Cuando me preguntan cómo le hago o cómo le hice para tener tan buena memoria, yo simplemente les digo que es la receta de cilantro y perejil, con un toque de yerbabuena.

Y es que hace algunos años, después de llegar de la secundaria, mi mamá, que estaba terminando de cocinar, olvidó ponerle cilantro (ramita verde que sirve para darle sabor al caldo o al arroz) a la comida.

Yo nunca supe distinguir de entre esas verduras o lo que sean, cuál era el cilantro, cuál el perejil, o cuál la yerbabuena. Para mí todas eran iguales: ramitas verdes que se podían comer.

El caso es que me mandó a la tienda a comprar una ramita de cilantro. Yo llegué a la tienda y en lo que esperaba para pedirle a la señora mi encargo, oí que una niña le decía a su mamá que si no iba a pedir perejil.

Cuando la señora me preguntó qué iba a comprar, lo primero que me vino a la mente fue el perejil (otra hojita que sirve para cocinar).

Llegué a la casa y mi mamá me regresó todo avergonzado a que cambiara lo que compré pues ella me había pedido cilantro, no perejil.

Volví a la tienda y en lo que esperaba a que me atendieran, ví que compraban yerbabuena, por lo que cuando la señora me preguntó qué quería, le dije que me había equivocado, que no era perejil sino que mi mamá me había pedido "yerbabuena".

Obvio que cuando llegué con mi mamá, después de un buen coscorrón, me regresó a cambiar la yerbabuena. Yo, completamente apenado, tuve que volver a la tienda con mi cara de niñoconpausaenelcerebro para que la señora no me regañara también.

Pero eso sí, en el camino a la tienda tuve que repetir muchas veces cilantro, cilantro, cilantro. Y cuando llegué a la tienda, cerré los ojos y me tapé los oídos con las manos para que no escuchara otra verdura que cambiara mi pedido. Y así, le pedí a la señora que me cambiara la compra. Claro que ella, en lugar de enojarse, soltó tremenda carcajada.

Desde entonces, supe utilizar la memoria, obviamente si nadie me distrae o dice otra cosa que ponga en schock todas mis neuronas. También desde entonces, no como ni cilantro ni perejil y la yerbabuena... sólo en las gomas de mascar.

lunes, 23 de noviembre de 2009

Cuando sigues la estrella que te guía

Como comenté en el post anterior, tengo un proyecto que estoy desarrollando; de hecho, llevo todo el año tratando de conseguir ese sueño. Para ello, debo realizar algunas actividades que ocuparán gran parte de mi día y, por lo mismo, me será muy dificil en esta semana pasar a leerlos y comentar los post que publican en sus respectivos y excelentes blogs.

Asimismo, me será dificil publicar textos en mi blog, por lo que he dejado dos o tres ya programados para que se publiquen en determinados días.

Y es que no quiero distraer mi rumbo ni un segundo, no quiero perder la estrella que guía mi camino al destino deseado.

Algún día, cierta persona me comentó: "Recuerda que en la vida hay tres tipos de personas en el mundo: Las que hacen que las cosas sucedan, las que miran cómo suceden las cosas y las que se preguntan qué demonios sucedió."

Yo, en este momento de mi vida, más que nunca, estoy concentrado en ser del primer tipo de personas, de aquéllas que hacen que las cosas sucedan.

Sé que es dificil, se que hay muchos sacrificios y de entre ellos, el que más me duele es dejar de leer y comentar en los blogs de los que me gusta seguir, de aquellos que en este tiempo se han convertido en mis amigos, de los que me alegra saber que están bien y de los que me entristece cuando en sus letras y frases veo algo de dolor en su vida.

No obstante, ahora tengo más en mi corazón la frase del hermoso libro de "El Principito" escrita por Antoine De Saint Exupéry que dice: "Si al franquear una montaña en dirección de una estrella, el viajero se deja absorber  demasiado por los problemas de la escalada, se arriesga a olvidar cuál es la estrella que lo guía."

Yo no quiero olvidar mi estrella... esa que alumbra y guía mi camino.

viernes, 20 de noviembre de 2009

Lo hecho, hecho está

Hoy rechacé una super oferta de trabajo. Un sueño al que muchos de mi profesión aspiran. La causa, es porque tengo otro proyecto en mente.

Lo pensé mucho anoche, y después de largas horas de análisis y reflexión, decidí optar por el proyecto que tengo en mente, que a la vez es un sueño y tal vez una obsesión.

Sé que podía aceptar y a la vez cumplir mi otro objetivo... pero no. No sería honesto porque no me entregaría al máximo con mi nuevo cargo y a la vez pensar y tratar de cumplir con mi proyecto, un proyecto de vida... no sería ni siquiera honesto conmigo.

Fui y de frente a quien me ofreció el trabajo le expliqué mis motivos, mis argumentos del porqué no podía aceptar, le dije que sabía que estaba rechazando una oferta que muchos esperan toda la vida y muchos otros nunca les llega.

Lo comprendieron y me dijeron que esperarían a que cumpliera mi proyecto, el cual estaban seguros que lo lograría. Me dijeron que ellos en mi lugar habrían tomado la misma decisión que yo tomé.

Dijeron que de cualquier manera las puertas seguirían abiertas pues sabían de mi capacidad y que "el jefe" me quería en su equipo.

Lo agradezco de corazón, a la vez que me sentí como pavo real. No puse un pretexto para no ir, más bien pensé en el sueño y el proyecto que tengo en mente y del que no me quiero distraer.

No sé si tomé la decisión correcta, pero pues lo hecho, hecho está.

jueves, 19 de noviembre de 2009

Con ustedes Missbook (Blogswingers)

No cabe duda que el blogswingers es un rotundo éxito y sobretodo un motivo para encontrar nuevos y excelentes escritores.

Hoy no es la excepción, pues tenemos como invitada Missbook:



Ella nos regala este hermoso poema. Y sin más preámbulo, los dejo con ella y sus hermosas letras, adelante Missbook, estás en tu casa... estás en tu blog:

Saludo cordialmente a todos los lectores de este blog. Es un agrado para mi estar acá, pues he leído muchos textos y sé que es una casa respetable.



Mi nombre es Aeilyn Missbook S G Frecuentemente escribo cuentos, pero como la ocasión lo amerita y considerando que es un blog especial, he querido compartir este poema de mi autoria y junto con él, invitarles a mi web http://missbook-asg.blogspot.com





Hay inocencia¡¡¡ ¿Dónde te fuiste? ¿A donde caminaste rauda y segura?, ni tu suspiro me dejaste, marchaste con paso firme sin intensiones de volver a mí


Hay inocencia¡¡¡¡ te he recordado tanto. Pensaba en tus gestos dulces, en tu sonrisa tímida, en tus caras de supresa frente a las bromas sencillas. Te extraño tanto.


Hay inocencia¡¡¡ hoy te odie con el corazón, odie los llantos por tu causa, odie las palabras que solté de mi boca, odie los versos de tantos poemas que escribí al amor equivocado, odie tus planes de vida, odie los sueños que creaste y odie con todo el corazón que te fueras de mi.


Hay inocencia¡¡¡ hoy anhelo que vuelvas a mi . Deseo profundamente que mis ojos brillen con una ilusión, pido a gritos que la desconfianza tome sus maletas y parta a mundos extranjeros, ruego volver a creer en las palabras de la gente, en sus Si con cara de No y en sus respuestas poco claras.


Hay inocencia¡¡¡ hoy lloro en tus brazos. te abrazo como a muñeca perdida en la infancia , derramo mi ser en tus hombros, te hablo, te toco, te miro de frente otra vez , recorro recuerdos pasados entre lagrimas y leves sonrisas que lavan mis manos.


Hay inocencia¡¡¡ hoy te dejo en libertad, no puedo negar que necesito mas que nunca la tibieza de tu forma de ser, pero este mundo no es para las dos, vivo duro, rápido y radical y no quiero volver a dañarte, este mundo no es de inocentes, sino de brutos con miedo a conocerte.


Hay inocencia¡¡¡¡ hoy dejaré de recordarte y daré paso a lo que viene, luchare sin tregua por abrir caminos, hablare de lo que fuiste y diré que mas que perderte, solo nos dejamos ir.


Agradezco sus opiniones y aun mas la oportunidad de estar aca y disfrutar de vuestra compañía.


Mil gracias Missbook, es un placer tenerte de visita.


Por mi parte, vayan ya, ahora mismo, al excelente blog de  "de mi vida y cosas peores". Ahí, Melissa, la dueña de ese blog, publicó mi post relativo también al tema de la inocencia.

jueves, 12 de noviembre de 2009

Me voy y dejo de escribir

Jajaja, bueno el tema era para hacerla de emoción y sentirme importante, jajajaja.

La verdad es que me iré sólo por unos días. Ni siquiera es una semana. No sé porque posteo y hago tanto rollo para esto si hay amigos bloggeros que se van más tiempo y no lo andan anunciando.

El caso es que simplemente tendré muchas cosas, mucho trabajo, estudio y demás por hacer en estos días que será prácticamente imposible postear y a su vez leer y comentar con los blogs amigos.

Me voy a ausentar hasta sólo hasta el próximo miércoles, pues el martes terminaré el proyecto que tengo.

Así que como dijo el ginecólogo: "Parto con dolor"; pero también les digo como lo hizo McArthur que: "Volveré".

Entonces, sin más ni más, como dijo terminator: "hasta la vista, baby".

No me olviden, sólo son poquitos días.

martes, 10 de noviembre de 2009

Para mí...

Para mí, hoy es un día ideal: Con un amanecer soleado y un viento frío...

Para mí, se combina la luz y la sombra, la alegría y la tristeza, la esperanza y la nostalgia...

Para mí, hoy es un día perfecto para disfrutar, para reir y llorar, para vivir...

Para mí, hoy es mi presente, mi realidad, mi vida...

Para mí, hoy es un día para compartir amor...

lunes, 9 de noviembre de 2009

El cartero

Sonaba el silbato por las calles. Entonces sabía que estaba cerca, tal vez unas calles atrás, y que no tardaría en llegar. De pronto, el sonido del silbato sonaba en la puerta de la casa. En ese momento, cual veloz gacela recorría todos los pasillos hasta llegar a la puerta principal y recibir a ese señor: Era el cartero.

Pasaban días, incluso semenas, para recibir al cartero. Él era un señor bonachón, chaparrito, de uniforme impecable con gorro, con un maletón de piel tipo bolsa color café donde cargaba miles de cartas y con una bicicleta vieja de la cual nunca lo ví ni descender ni ascender a ella, siempre la traía a su lado, como su fiel compañera.

Generalmente dejaba los clásicos sobres del teléfono, la luz, el agua, el predial, las tarjetas de crédito; en otras veces, llegaba cargado, además, de las publicaciones del selecciones del Reader´s Diggest, de falsos premios pues realmente sólo eran publicidad, de revistas y un sinfin de papeles interesantes.

Recuerdo cuando llegó con el sobre que mandaba la Universidad Nacional Autónoma de México: - "Si es sobre chico, fuiste aceptado y si es grande te recharazon." - Decíamos en esos años, todos los amigos de la colonia que por esa época recibiríamos alguno de esos sobres y, por supuesto, la información de si habíamos ingresado a nuestros estudios de preparatoria o no. Yo recibí sobre chico. El cartero me felicitó.

Pero también había otras veces, las menos, en que llegaba con una carta que ya esperaba ansioso de otro país u otra ciudad. Una carta de esa persona, de ese amigo, de ese familar.

Al recibir la carta, veía el remitente, luego rompía el sobre y sacaba la hoja u hojas que en él se contenían.

Me encerraba en la recámara, me tiraba en la cama, me metía al baño, me sentaba en la alfombra al lado de la cama, me iba a la azotea o simplemente la leía ahí, parado en la puerta de la casa, eso sí, siempre en la soledad y el silencio que requería su lectura.

El cartero siempre me trajo cartas con noticias, con sentimientos, con reproches, con postales o fotos anexas... con amor... con vida.

Añoro recibir una carta... añoro sentir nuevamente esa emoción... añoró su espera.



viernes, 6 de noviembre de 2009

El amor complace todos los aspectos

Si la brecha generacional entre Camilo Sesto y yo es grande, entre él y la Busi es enorme.

La Busi había escuchado muy pocas canciones de Camilo, yo me las sabía todas. Por el día de mi cumpleaños ella me regaló los boletos para ir al auditorio nacional al concierto de Camilo Sesto.

Ella supo que me hizo un super regalo. Lo que no sabe, es que ayer, en pleno concierto me regaló algo más.

Días antes me pidió que le prestara mis discos pues los quería oír ya que no conocía ninguna canción. Nunca me imaginé que se las aprendiera tan rápido.

En pleno concierto cuando la vía cantando a todo pulmón al lado mío y entonada a mi voz las canciones de "perdóname", "el amor de mi vida eres tú", "Fresa salvaje", "Melina", "Amor de mujer", "Callados" y muchas más, me sorprendió y sobre todo me emocionó ver ese gesto de amor hacia la pareja. Nunca imaginé que se aprendiera esas canciones para compartir mis gustos extraños. La ví disfrutando el concierto, la ví emocionada a ella que no conocía ninguna cancion hace una semana.

Por eso, más allá del concierto, me quedo con la imagen de la Busi cantando en él; me quedo con su detalle que sólo muestra una cosa: Amor. Pero, sobre todo, me quedo con las ganas de seguir amándola cada día más, incluso más que ayer pero menos que mañana.

No tengo con qué agradecerle ese detalle, esa muestra de amor. No cabe duda que cuando hay amor, respeto y empatía con la otra persona, la vida es más hermosa y nada dificil. Ayer, me dejo de regalo la Busi esa enseñanza de vida.

jueves, 5 de noviembre de 2009

Cosas sin interés

Hay ocasiones en las que, camino al trabajo, mientras escucho música que recrea mi memoria, vienen a mi mente varias ideas de lo que postearé en el día.

Pero luego, cuando me planto ante la computadora, se me olvidan.

Hoy no fue la excepción.

Y para no dejar este día sin publicación, diré algunas cosas sin interés y hasta bochornosas acerca de mi persona.

Cuando estaba en plena juventud, utilizaba secadora de cabello para peinarme, me ponía gel en las orillas y en la parte de enfrente, con mi mano, esponjaba mi cabello para que me quedara un super copete ochentero.

Cuando iba a ofrecer flores en la iglesia (sí, era un niño "santo") me las robaba para darselas a una niña que me gustaba y que también iba a rezar el rosario y a ofrecer flores (Si no saben qué es de lo que hablo, pregunten por "ir a la iglesia a ofrecer flores" a sus abuelitas, tengo hueva de explicarlo).

Fui acólito en las misas y luego me metí a un coro de jóvenes para cantar en las misas y todo por otra niña que me gustaba (la sobrina del cura).

De niño aprendí a tocar el contrabajo y el órgano, bueno el órgano como instrumento músical. La guitarra nunca se me dio.

Siempre fui peleonero, incluso hasta de los pleitos en los que yo no tenía vela en el entierro, terminaba a los golpes.

Me he emborrachado junto con mi abuela de 93 años con purito tequila. Bueno en ese entoces ella habrá tenido 75 a 80 años. Ahora ya sólo toma 3 caballitos.

De niño, tenía una colección de muñecos "luchadores", que compraba cuando mi papá nos llevaba a la lucha libre. Nunca los utilicé para jugar a las luchas, sino para jugar futbol. Formaba equipos con ellos y otros muñecos de los de star wars y otros personajes, me metía al baño a hacer popis, regaba ahí mis muñecos y me ponía a jugar largas y felices horas hasta que mis piernitas quedaban moradas y entumidas.

La primera niña que me gustó en la vida, era la sobrina de mi maestra de kinder. Un día, al pasar al frente del salón, ella se cayó entre los pasillos de los pupitres y le ví los calzones. Eso bastó para que dejara de gustarme.

Mi mamá nos compraba calcetines en una tienda de ropa que se llamaba "Gacela". Ahí nos compraba calcetines. Venían en un paquete y eran de muchos colores pero prevalecía el rojo. Por lo mismo en la primaria y secundaria casi todas las fotos en las que porto mi uniforme salen los espantosos calcetines rojos.

Bueno hasta aquí parte de mi bochornosa vida. Ya me "balconié" y todo por no tener nada interesante qué escribir.

miércoles, 4 de noviembre de 2009

Regresa pronto Zully

Desde que abrí este espacio en blogger, encontré personas a las que seguía en todo momento. Nunca lo he negado, leer a Guffo Caballero fue el motivo para escribir en un blog. Luego hubo otras personas que amablemente se tomaron el tiempo para leerme y comentarme. Unas más, se hicieron asiduas lectoras y comentaristas de este blog. A todos ellos mil gracias.

Entre este último bloque de bloggeros que me siguieron día con día y a los cuales yo sigo, está Zully.

Como es costumbre, esta mañana entré a visitar y leer los blogs de mis amigos bloggeros. Y cuál va siendo mi sorpresa, que mi amiga Zully cuyo blog es crónicas de una mujer de 30 se despide en un post que me dejó boquiabierto.

Primero, porque nunca pensé que una persona tan alegre como es ella, que al leerla advierte uno que le fascina escribir, deje de hacerlo.

Segundo, porque no comprendo cómo pueda existir gente malintencionada, amargosa, envidiosa, y demás calificativos, que buscan hacer daño a otra con sólo abrir su boca, en este caso, con abrir lo poco que tiene de cerebro y usar sus manos para enviar mensajes anónimos (lo más infantil y cobarde que he conocido en este cibermundo).

Sé, por lo que leí, que no fue la causa la anónima o anónimo que escribió, sino que tal vez la gota que derramó el vaso, pero en fin, usé mi espacio para darte ánimos Zully y desearte que en este tiempo que te des en tu vida, encuentres la paz que necesitas.

Regresa pronto que tus amigos bloggeros te estaremos esperando para leer esas crónicas de una mujer de 30 alegre, vivaz y animada; por lo que te he leído puedo describirte como una mujer de 30 con alma de niña.

Suerte y regresa pronto.

martes, 3 de noviembre de 2009

Perro guardián

Entre mis varios gustos, tengo una pasión: Los perros.

Y como buen amante de los perros, tengo una labrador de cobrador que se llama Leslie. A Leslie la entrené en obediencia. Entramos a varias competencias donde lo máximo que logramos como binomio fue un cuarto lugar pero también tuvimos últimos lugares, de hecho, la mayoría de las veces. Pero siempre nos divertíamos mucho.

Leslie tuvo un instinto muy fuerte de guardia y protección por lo que le adiestre ciertos principios, sobre todo, el ladrido cuando se lo indicaba si un extraño se acercaba en forma misteriosa. A veces jugando también le hacía morder una manga, pero por la naturaleza de su raza, su mordida no era como la de un rott o un pastor alemán.

Yo era el más orgulloso con mi perra obediente y además alerta en situaciones de peligro.

Cierto día de este mes de noviembre pero de hace algunos añitos, salimos a cenar unos amigos, mis hermanos y yo. La Leslie se quedó en casa con mis papás. Le dí la orden de siempre "cuida la casa".

Cuando regresábamos de la cena, vimos desde la esquina de la casa que había muchas patrullas estacionadas a las afueras de ella y policías entrando y saliendo por la puerta principal.

En ese momento el corazón me dio un gran salto. Imaginaba lo peor. Estacioné el carro, bajamos de él y al querer entrar a la casa nos detuvo un policía.

- ¿Ustedes viven aquí?- Nos preguntó.
- Sí - Le respondimos al unísono mis hermanos y yo, desesperados por querer entrar.
- Nos reportaron que unos hombres habían entrado a esta casa por lo que se está registrando, pero no hay nadie- Nos indicó el policía.
- ¿Y mis papás? - pregunté.
- No hay nadie.- Nos dijo tajante.
- Bueno, hay una puerta cerrada que aun no abrimos, si gustan acompáñenos pero cúbranse con un policía.- Nos indicó al tiempo que nos hizo una seña para que lo siguiéramos.

Subimos las escaleras y ví que la puerta que no habían abierto era la de la recámara de mis papás. Pensé lo peor, pues ya nos habían dicho que llamaron a esa puerta y nadie les contestó. De hecho, al ir subiendo las escaleras me percaté que otros policías ya habían registrado otra parte de la casa.

Yo no tenía la menor idea de qué pasaba, a mi mente llegaban fugazmente muchos pensamientos, la mayoría de ellos, trágicos. Pensé lo peor, y no era para menos ya que sabía que la Leslie, dado su entrenamiento, era imposible que no hubiera detectado a los tipos; pensé que tal vez quiso defender a mis padres y tal vez... no, no quería seguir pensando.

Llamé a la puerta. Toqué una vez con el puño. Silencio absoluto, nadie respondió. Uno de los policías, me hizo una seña para que me hiciera a un lado, al parecer para tumbar la puerta y entrar.

No hice caso y toqué más fuerte. De pronto, un ligero ladrido. Era la Leslie. Entonces abrí la puerta y no dí crédito a lo que mis ojos veían: la Leslie acostadota en la cama con mis papás y ellos roncando plácidamente.

Al ver la Leslie que entró un policía, ladró y se avalanzó contra él, pero la detuve.

- Es de reacción retardada- Les dije con una sonrisa de vergüenza.

A los minutos, los policías se retiraron, el susto pasó. Los tipos que supuestamente entraron a la casa, al parecer, sólo entraron y salieron sin llevarse nada, y obviamente sin hacer ruido. No pasó nada.

Desde entonces supe que la Leslie era la perra más dormilona del mundo y además de sueño profundo. Pero supe también que: La Leslie no era un perro guardián... era un miembro más de nuestra familia, un miembro muy querido.

viernes, 30 de octubre de 2009

Se acaba mi mes favorito

Así es, octubre se va...

Termina este mes que es mi favorito por 5 poderosas razones:

1. Cumplo años (21 de octubre).
2. La leslie (mi mascota) cumple años (10 de octubre)
3. Este blog cumple años (9 de octubre)
4. Es el mes de las más hermosas lunas.
5. Es cuando cambia el horario de verano (último domingo de mes)

Además, siento que en este mes inician los fríos invernales, aun cuando sigamos en otoño. En las tiendas inician preventas navideñas, lo que me gusta ya que debo confesar que soy una persona que le gusta disfrutar al máximo esa época.

En fin, se acaba el mes... al cual esperaré con gusto hasta el próximo año...

jueves, 29 de octubre de 2009

Un día pesado

Hoy es de esos días que quisieras no salir de cama... por lo menos para mí. Tengo dolor de cabeza. Y además, Conchita, mi asistente y secretaria, todavía no llega y ya necesito una información y documentos (Ni tanto, pues si no, no estaría posteando, jeje).

Además, el día de ayer tuve mucho trabajo, tanto que salí hasta la 1:00 am de la oficina y debo decirles que todos los días abro mis lindos ojos a la vida desde las 6:00 am. Por lo que ya verán lo poco que dormí.

Asimismo, ayer también, ya a esas horas de la madrugada, me pidieron que yo iba a ser el encargado de revisar y supervisar el trabajo de otros compañeros.

A pesar de que debo sentirme halagado, pues se confía en mi persona para ser el supervisor de ese trabajo, el cual consiste en revisar y corregir varias preguntas con sus respuestas que serán objeto de un programa de concursos el cual será transmitido en un programa jurídico de televisión de paga, lo cierto es que debo confesar que el trabajo ya me tiene hasta el cuello.

Hoy debo iniciar todo ese trabajo de recolección y revisión de preguntas, además de todo el trabajo que ordinariamente tengo y que en realidad es bastante.

Por si fuera poco, la Busi me dijo hoy en la mañana que Marti, la niña que nos apoya en las labores domésticas, alzará el vuelo en busca de nuevos horizontes... O sea se va.

Siempre le pedimos que cuando quisiera irse nos dijera con 15 días de anticipación para que nosotros tomaramos las previsiopnes necesarias, no obstante le entró por una oreja y le salió por otra pues ayer le dijo a la Busi que se va este fin de semana. Y tanto la Busi como yo tenemos ya suficiente trabajo en la oficina como para todavía seguirle en la casa.

En fin, ahora debemos adaptarnos. Y, mientras conseguimos una persona que se dedique a las labores domésticas, rezaré para que la Busi no se ponga histérica en estas primeras semanas en que ya no tendremos a Marti. Ni modo, ahora los sábados de descanso serán días de ponerse el mandil para ayudar a La Busi, snif.

Gracias Marti, como si no tuviéramos ya suficiente trabajo en la oficina.

Pd. Necesito una chica para mi esposa... Porque si no la Busi y yo nos volveremos locos.

miércoles, 28 de octubre de 2009

Máquina de tiempo

Tengo una máquina del tiempo, bueno todos la tenemos pero pocos la quieren usar: es la memoria.

En esa máquina del tiempo tengo registradas fechas incréibles, momentos extraoridnarios, felices y también tristes. Hoy, gracias a que abrí un cajón de mi estudio y ví un menú de avión francés, vino a mi máquina del tiempo un día que recuerdo con mucho cariño: 1 de julio de 1987.

Ese día partí a Francia, me fuí de intercambio a vivir con una familia francesa que tenía su residencia en la ciudad de Nancy, al norte de Francia. Su hijo Vincent H. sería mi anfitrión.

Recuerdo que por la tarde, después de hacer maletas y recibir las primeras bendiciones de mis padres, varios de mis amigos estaban postrados a las afueras de la casa para darme la despedida. Luego, fui a despedirme a casa de mis abuelitos, donde estaban unos tíos y primos que también me desearon suerte y buen viaje.

Yo tenía sensaciones diversas: Desde emoción y felicidad hasta angustia y miedo. Quería reír de alegría y a la vez llorar de tristeza, pues me dolía dejar a mi familia, a mis padres y hermanos, a mis amigos.

Llegué al aeropuerto con mi familia y al ver al numeroso grupo de jóvenes que mediante la empresa Nacel, llegarían también con una familia en Francia, mi estomago empezó a revolotare y las manos se me pusieron heladas. Y no era para menos pues me dirigía, sólo por primera vez y a una tierra bastante lejana, a una aventura que me marcaría de por vida.

Me despedí finalmente, entre abrazos, risas y un poco de llanto de mis hermanos y de mi padre. Mi mamá, como todas las demás, pudieron ingresar hasta la sala de espera. Ahí estuvimos hasta las 19:00 horas, que fue el momento en que el avión elevó el vuelo. Recuerdo que una vez que entregué mi pasaporte y mi pase de abordar, miré hacia atrás, a donde mi mamá, con fortaleza, me mandaba un beso de despedida y una señal de ánimo.

Ábordé el avión de Air France. Era gigante, por lo menos para mí que sólo había viajado en aviones pequeños o "normales". Al poco rato, el avión elevó el vuelo y a lo lejos pude ver varias lucecitas que se alejaban con los minutos.

Ya en pleno vuelo, nos dieron de cenar un alimento raro, por lo menos para mí que a mis 16 años lo más francés que había comido, por lo menos por el nombre, era el French toast.

Luego oí música. Estaba un concierto de Tina Turner: "Live in Paris". De hecho, oír su música actualmente, me traslada a esa noche en el avión.

Al lado mío iba un amigo de la familia: Roberto. Él era un año mayor que yo y nos conocíamos desde pequeños, eso me tranquilizaba, tener una cara conocida cerca. Del otro lado iba una chica del grupo que habló conmigo largas horas, tal vez para disfrazar su nerviosismo. Me dí cuenta de que terminó su charla porque posó su cabeza en mi hombro para dormir esa noche.

Yo sólo miraba hacia el horizonte, que no era otra cosa que el respaldo del asiento de adelante. Con el tiempo, se apagaron las luces para dormir. Yo leía las revistas, todas en francés. Las sobrecargos, se dirigían a nosotros también sólo en francés. Ví el menú de la comida que nos darían esa noche y por la mañana, también estaba en francés. No entendí nada, ni a las revistas, ni a las sobrecargos ni al menú.

De pronto tampoco entendí porqué iba en ese avión. Pero la emoción desbordante que sentía, me hizo olvidar esa duda. Me sentí tranquilo.

Y así, en la oscuridad y el silencio de la cabina del avión, ví cómo nos alejábamos cada vez más de mi tierra mexicana, a la cual nunca he extrañado tanto como esa larga noche del 1 de julio de 1987 en el avión.

martes, 27 de octubre de 2009

Siempre hay una esperanza

Amaneció nublado. Al salir de casa percibí ese aroma peculiar de la tierra mojada. Sentí las suaves y pequeñas gotas que todavía caían del cielo. El viento que soplaba en el ambiente era frío.

Noto que la gente camina distinto, con la cabeza mirando al piso. Tal vez para no mojar su cara, tal vez para no ver el panorama gris, igual que el de su propia vida.

El piso está lleno de pequeños y grandes charcos de agua que la gente va sorteando en su paso para no caer en ellos, igual que en su propia vida, donde buscan no caer ni que les lleguen más problemas.

Así es la vida. Hay días grises, tristes, melancólicos y difíciles de sortear.

Pero no duran para siempre.

Hoy es un día gris, pero tal vez mañana será soleado... y si no, pasado mañana.

Pero el Sol siempre saldrá. Siempre hay una esperanza de que un día la lluvia cesará y el Sol nos iluminará...

lunes, 26 de octubre de 2009

Cuando las palabras no son claras... puede ayudarnos.

La maestra de Español, en el primer año de la secunadaria 59, era de las más estrictas y duras de todos.

Entre los exámenes que nos realizaba, había uno que consistía en la revisión de los cuadernos. Nos ponía alrededor de su escritorio a cuatro alumnos, en orden alfabético, luego a otros cuatro y así sucesivamente. En el examen, la maestra revisaba cada hoja del cuaderno, todos debíamos tener las mismas notas, sin tener hojas sucias y tampoco dejar espacios en blanco y todos debíamos tener los mismos apuntes y tareas. Además, las hojas del cuaderno debían estar con margen rojo y numeradas por nosotros, no podíamos desprenderlas.

Cierto día, en pleno examen, nuestro compañero Zárate, hijo de un famoso boxeador del mismo apellido, llegó con un poco de gripa. Zárate, no era de los más estudiosos del salón y menos de los de mejor conducta. Era peleonero, indisciplinado, hiperactivo y sobre todo cabeza dura.

Cuando tocó el turno a Zárate de pasar al escritorio de la maestra junto con otros tres alumnos, la maestra sabía que iba a tener un desorden de cuaderno, Zárate lo aseguraba y todos sabiamos que Zárate reprobaría ese examen.

Entre cada vuelta a la hoja del cuaderno, Zárate, más preocupado por su gripa que por la apariencia de su cuaderno, aspiraba sus mocos con gran fuerza y se los tragaba, haciendo un ruido fuerte, lo que hizo enojar a la pulcra y exigente maestra.

Así pasaron los minutos hasta que en una de esas aspiraciones la maestra no soportó y le gritó a Zárate que dejara de hacer eso, que no fuera cochino. Zárate obedeció.

Al poco tiempo, la maestra ensimismada en las hojas del cuaderno, no advirtió que Zárate, por cumplir la orden de la maestra, tenía los mocos escurridos a las afueras de las fosas nasales y le llegaban hasta la boca. Los otros tres compañeros sí lo notaron pero Zárate les hizo una mueca de advertencia. En eso la maestra al ver que se estaban distrayendo sus alumnos, volteó y miró a Zárate con los mocos de fuera y que se los estaba limpiando con la lengua.

La maestra lo reprendió y le pidió que se limpiara. Zárate, llevó su brazo derecho y con el suéter empezó a limpiarse. Al ver esto la maestra enardeció más y le dijo que utilizara "papel".

Entonces Zárate tomo su cuaderno y desprendió una hoja de "papel" de ahí y se sonó.

La maestra no soportó más y le dijo:

- ¿Qué hace?
- "Pus usté" me dijo que con "papel".
- Pero "papel" de baño no del cuaderno no sea atarantado.
- No tengo.
- Ay mire, no es posible, tenga su cuaderno, tiene 8 de calificación pero por favor váyase a limpiar esos mocos al baño y utilice un papel de baño, no sea marrano y regresa con la cara y la nariz limpia".

Zárate, tomó su cuaderno, lo dejó en su pupitre y salió del salón hacia el baño, con una sonrisa y un gesto de cinismo y de triunfo.

Y sí, Zárate, aprobó la materia y pasó a segundo año.

viernes, 23 de octubre de 2009

Se acabaron los "caballeros"

Las cosas no son como antes. Y creo que está bien, pues el mundo y la sociedad son entes cambiantes. Si ni el agua ni el aire pueden quedar estáticos, nosotros menos. Tenemos que seguir adaptándonos a las necesidades actuales. Incluso, esa actitud humana de buscar, modificar y adpatarse es lo que ha permitidos la sobrevivencia de la humanidad.

Pero con el cambio también se pierden valores. Como cuando uno realiza mudanza de un hogar a otro, cuando llega a la nueva casa, resulta que en el cambio perdio "x" o "y" cosa de valor.

Así nos ha pasado a los hombres. Nos hemos tenido que adpatar a las situacipnes y necesidades actuales pero hemos perdido la "caballerosidad".

Ahora los piropos son groseros, con albúr, con sentido e intención denigrantes hacia quien va dirigido.

En el transporte público es muy raro ver (aunque todavía hay) hombres que se levanten de su asiento para que una dama se siente.

Las cartas de amor, escritas a mano, ya no existen, si tienes algo que decirle a tu pareja, usas el facebook o cualquier red social y listo. Claro que se entera medio mundo menos ella.

Las canciones románticas que le dedicabas a tu pareja se van acabando, los detalles de flores y chocolates también.

Pero no sólo esa caballerosidad se acabó en perjuicio de las mujeres, sino también de los propios hombres.

Me explico: En épocas pasadas, el honor era un valor sagrado. Si pisoteabas o te burlabas de algún contrario en amores, debías resarcir ese honor con sangre, pero frente a frente.

En mi niñez y juventud, si había un problema con algún chavo, pues lo retabas y pactaban una pelea: "Nos vemos a la salida de la escuela" era la sentencia. Y te preparabas.

Llegabas con tu grupo de amigos quienes te iban echando porras, palmadas en la espalda, ánimos. Llegabas frente al oponente, lo mirabas a los ojos, él hacía lo propio. Se retiraban, te quitabas el suéter, el reloj, alguna cadenita, la camisa y te ponías en guardia y ahora sí a puño limpio empezaba la pelea donde respetabas o te respetaba tu contrario cuando alguno se rendía.

Ahora ya no hay esa "caballerosidad". El otro día ví como unos chavos se hicieron de palabras por alguna razón. Tal vez se trataba de "un lío de faldas".

Uno de ellos, estaba quitándose el suéter para pelear cuando sin decir agua va, el otro aprovechó ese momento para llegar por la espalda, golperalo y patearlo hasta que alguien intervino, pues no respetó ese código de honor del oponente caído y vencido.

Y como ese caso he visto algunos más. Llegar por la espalda, entre varios golpean a uno, etcétera, y largo etcétera. Si antes llegabas con tu grupo de amigos era para apantallar, para no sentirte tan solito, tal vez para que te cargaran cuando salías vencido, pero nunca para "echar montón". Por lo menos no era así en mi colonia, ni en mi escuela. Era uno contra uno. O todos contra todos, pero nunca uno contra muchos.

Añoro esas épocas de flores y chocolates, de cartas de amor, de ir al correo a depositar tu carta y esperar ansioso, por semanas, la respuesta, de canciones de amor, pero también añoro ese tiempo de "peleas entre hombres", a puño limpio, de respeto a tu oponente... de respeto a uno mismo...

jueves, 22 de octubre de 2009

Hay de gustos a gustos

La verdad no iba a postear hoy. La razón es que estoy algo cansado pues ayer, conmotivo de mi cumple, me desvelé un poco y la verdad es que ya no estoy para esos trotes, bueno ya no tanto como antes.

Había decidido sólo leer y comentar, esto es, ponerme al día con mis blogs favoritos pues en días pasados me fue muy dificil entrar a mi cuenta de blog y por tanto tenía que comentar como anónimo, cosa que no me gustaba pues en algunos blogs no está permitido el comentario como anónimo.

Afortunadamente ya regresó la normalidad a mi compu y ya pude acceder a mi cuenta.

Decía que ya no estoy para esos trotes porque me canso más rapído, me da frío y pido que le bajen al volumen que lastima mis oíditos, jeje.

Y compruebo más todavía que he envejecido porque pasan los años y sigo con gustos medio raritos (mueca de fuchi), lo que, repito, me da la certeza de que mis trotes ya son otros, snif.

Últimamente me ha dado por escuchar la radio de mi coche, la sintonizo en A.M. Que quéeeeééé??? Eectivamente todavía existe A.M., Aunque se oye feo, busco un tipo de música que sé que sólo en esa sintonía hallaré. Y es que soy un clásico de la música romántica chafa en español.

Me gustaban las canciones de Napoleón, Raphael, José José, Emannuel, María Conchita Alonso, Estela Núnez, Lucía Méndez, Yuri, Víctor Iturbe "El Pirulí", Jeanette (Una francesa que cantaba la de Hoy en mi ventana brilla el sol; corazón de poeta, etc.) Dulce, Manoella Torres, Dyango (ese que cantaba con los huevos apretados) José Luis Perales, Iván, Julio Iglesias y, por supuesto Camilo Sesto, entre muchos, muchos más.

Puros cantantes y canciones de los "ayeres". Realmente no fue mi época. Yo soy ochentero pero recuerdo a mi madre oyendo esas canciones; tal vez de ahí mi gusto por esa música.

Además, sólo en esa frecuencia de A.M, pasan esa música, especialmente en radio felicidad y en bésame.

No sé, tal vez no son buenas canciones, incluso son muy cursis. Pero por una extraña razón, insisto, a mi me gustan. Tanto que compré boletos en el auditorio nacional para ir al concierto de nada más y nada menos que Camilo Sesto. La Busi no está muy contenta que digamos pues no conoce ni una de sus canciones y creo que sólo irá a dormirse.

El caso es que ya me veo coreando las canciones de "Melina" "Fresa Salvaje" "Perdóname", "Amor de mujer", "Mi mundo tú", etcéteras (en plural para que se oiga medio nacón, como me calificó la Busi cuando le enseñé los boletos, jeje) al lado de puro ruquito con oxígeno en la nariz.

Por si fuera poco, también compré para ver a otros ruquitos, aunque menos que Camilo Sesto, pues este grupo fue una bomba española en los ochentas: Hombres G.

Iré el 4 de noviembre a ver a Hombres G, en el Auditorio Nacional y al día siguiente a Camilo Sesto.

Bah, me doy hueva posteando esto que creo a muy pocos les interesa ya que no conocen sus canciones y además otros más, aunque las conocen no son de su agrado, sobre todo de Camilo Sesto.

Es más hasta me doy pena por haber dicho mis gustos, snif. Pero pues yo me justificó ya que soy reteromántico, bien entrado en cortame las venas con esas canciones.

En fin, yo sé que hay de gustos a gustos, y pues éstos son mis gustos qué quieren que haga...

miércoles, 21 de octubre de 2009

Happy Birthday to me

Así es, el día de hoy el dueño de estas memorias, oséase yo, conocido en el barrio bajo como El Belo, cumple un año más de vida.

Que qué voy a hacer?

Bueno pues trabajar y trabajar y luego trabajar y más tarde trabajar y...

Nah, gracias a que soy jefazo, sólo trabajaré medio día y el resto para festejar.

Lo malo es que cae en medio de la semana pero pues ya el viernes y sábado desquitaré con gusto mi cumpleaños.

Ya en otro post puse una lista de regalitos por si alguno de ustedes, respetados lectores, gustan darle un detallazo a este su amigo El Belo, jeje, no son caros pues se tratan de juguetitos ochenteros.

Bueno pues ya me voy que me están esperando para que apague mis treinti...tantas velitas.


Pd. No he podido visitar a todos mis amigos en sus blogs debido a un problema técnico en la compu de mi trabajo, y por las tardes he estado muy ocupado que ni tiempo he tenido de visitarlos desde la compu de su humilde casa, donde sí puedo acceder, pero bueno he ido a uno que otro blog como anónimo, pues aunque no lo crean me duele no leerlos o comentarles, por eso hago hasta lo imposible por estar ahí y aunque no les he comentado en algunos post tengan la seguridad que sí los he leído. Espero pronto me encuentren una solución para acceder a mi cuenta de blog desde mi trabajo.

viernes, 16 de octubre de 2009

Con ustedes: Blanche (blogswingers)

Ya sabía que la esperanza muere al último. Y bien dicen que los últimos serán los primeros. Y que para lo excelente vale la pena esperar...

Sin más preámbulos, dejo este espacio para una gran blogger, me siento muy complacido y orgulloso de tener en espacio a Blanche, disfruten su excelente texto:

360
Hoy me preguntaron sobre el día más feliz de mi vida y no supe qué contestar. Sé que he tenido días increíblemente especiales, de esos que no quisiera que terminaran jamás nunca, sin embargo, sé también (con todo lo cursi o patético que esto se escuche), que ese día, el día más feliz de mi vida, es el que aún no llega.
Me preguntaron entonces sobre el día más especial que recuerde hasta el momento, e inevitablemente pensé en ti y no en uno sino en todos esos días que ya pasaron; en lo genial que es estar contigo, en todas las risas y momentos compartidos, en esas, tus ocurrencias, que pueden complementar tan bien mis locuras; en las mañanas y en las noches y sobre todo, en esa encantadora sonrisa tuya, esa que tantas veces me hizo feliz…
Y aun cuando sé que todo esto es parte de un ayer, quise venir y escribirlo, por si acaso lo leyeras, quizá recuerdes esos días con la misma emoción también tú.


Vaya que valió la pena la espera, fue grandioso el post. Gracias Blanche, y recuerda que este siempre será tu espacio. Cuando gustes será tu casa.

El que espera desespera...

Y yo ya no puedo estar pegado todo el viernes por la tarde-noche esperando a que mi blogswingers me mande su texto para que lo publique en este blog.

Son las 17:00 horas y no me ha llegado el texto. Ya no puedo esperar más. Tengo otras cosas qué hacer. Ni modo. Pido una disculpa a todos mis lectores por la falta de respeto al no publicar lo prometido, pero estuvo fuera de mi alcance.

No importa, vayan aquí y lean mi post que publiqué. Espero les guste y les traiga bellos recuerdos de las primeras maripositas que sentimos en el estómago cuando fuimos niños.

Yo estaré ausente y totalmente desconectado del mundo blog este fin de semana. Les deseo a todos que pasen excelente viernes, sábado y domingo, yeah.

Los leeré el lunes y no olviden ir a leerme en el blog donde publiqué mi post.

Recuerden, es en: http://seductoradecuerposyalmas.blogspot.com allá los veo y de antemano gracias por sus valiosos cometarios.

jueves, 15 de octubre de 2009

De última hora

Ya se publicó mi post en el blog de Lore Bella denominado seductora de cuerpos y almas. Si quieren leerlo den click aquí.

Hasta este momento de la tarde-noche no he recibido el texto que se ha de publicar aquí, seguiremos esperando pues como dicen puede deberse a una cuestión de último momento que impidió a mi swinger mandarme su texto.

De cualquier forma seguiremos esperando con gusto.

Mientras tanto, dénse una vuelta al blog de Lore Bella pues insisto, ya publicó mi texto, espero les guste.

Creo que me dejaron vestido y alborotado...

Pues hasta este momento, no he recibido el post que debía publicar con motivo del bogswingers.
Tampoco se ha publicado el mío en el blog que le correspondía, snif.

Para colmo de males, no me han dicho la causa de ese retraso.

En fin seguiré esperando.

Y lo peor es que por estar viendo todo este problema, no he tenido oportunidad de leer todos los blogs de mis amigos ni sus textos publicados en otros. Una disculpa a ellos.

miércoles, 14 de octubre de 2009

Me lleva la...

Me lleva la... tecnología.

Todos los días, por la mañana, entre las 8:00 y las 8:30, veo mi blog y paseo por aquellos de los que soy asiduo.

Pero hoy la tecnología de la compu de mi trabajo, no me dejó.

Tal vez quiso que trabajara desde esa hora, a lo cual accedí.

El caso es que con motivo del festival blogswingers me preocupaba que mi invitada me hubiera mandado su texto. Por suerte eso no ocurrió.

Lo malo es que no pude leer algunos blogs donde ya empezaron con todo este festival. Tendré que ponerme al día.

Por mi parte, aparecerá un texto mío tal vez el día de mañana en el blog de Lore Bella (http://seductoradecuerposyalmas.blogspot.com)

Ojalá y mañana se den una vueltecita por allá. Espero que ya esté publicado para entonces.

martes, 13 de octubre de 2009

Otro premio.


Recién este blog cumplió un año de vida y ya recibió un premio más. De corazón le agradezco a San por esta entrega.

Ahora debo poner el premio:




Luego, debo decir 2 cosas que me hagan sentir bien:

a) Entrar a mi blog, leer sus comentarios e ir a los blogs tanto de mis seguidores como de los que me leen y comentan. Conocerlos a través de cada palabra plasmada en sus respectivos blogs.

b) Salir a caminar al parque con mi Busi y llevar a la Leslie (Para los que recién me visitan, la Busi es la dueña de mis quincenas y la Leslie nuestra mascota de raza labrador). Realmente me siento bien en ese momento.

Finalmente debo nombrar 3 blogs. Esta es la parte que no me gusta, pues yo nombraría a todos. No obstante, en esta ocasión seguiré las reglas. Sin embargo el premio lo otorgaré en atención a la antigüedad. En efecto, los tres premiados fueron de mis primeros lectores y comentaristas.  Es un justo reconocimiento y agradecimiento para ellos que me han aguantado un mayor tiempo.

Nombro a:

1. Stella, una de mis primeras seguidoras y que hasta la fecha es fiel lectora de este blog.
2. Rotter, un chavo que me atrapó su forma de pensar y escribir. Sincero como él, muy pocos.
3. Verdadero yo, reflexivo como él, casi no existe gente; con textos que ponen a temblar a más de uno pues hay que leerlos bien para entenderlos.

Importante: Ellos no fueron mis primeros seguidores, sino mis primeros comentaristas y que hasta la fecha continúan tomándose su tiempo para dejar unas letras en este blog.

viernes, 9 de octubre de 2009

!Primer aniversario de memoria sin escribir¡

Hoy, 9 de octubre de 2009, este espacio cumple un añito de vida. Hace un año cuando empecé no sabía ni siquiera porqué lo había abierto. Tanto que me costó trabajo adptarme a él, conocerlo y procurarlo de vez en cuando.

Debo confesar que estuve a punto de tirar la toalla y dejarlo morir, mas hoy puedo decir con gran felicidad que pude sostenerlo.

Gracias a este espacio tengo amigos a los que a tarvés de la tecnología he conocido. Debo agradecer a los seguidores que creen en estas letras. También a quellos que no son seguidores pero que me leen e incluso a aquellos que me leen y no me comentan. Pero, sobretodo, gracias a los que leen y comentan porque con ellos aprendo todavía más. Gracias a los que en sus comentarios me han dejado palabras de aliento.

El Belo y su memoria sin escribir, le da las gracias a todos, desde lo más profundo de su corazón.





jueves, 8 de octubre de 2009

El primer beso

Mi amigo Pablo Vargas, me invitó a este meme: Hablar sobre esos años maravillosos de nuestra vida y de ese acontecimiento que recordarás por siempre: el primer beso.



 Y luego nominar a blogs para que lo hagan: con lujo de detalle.

Pues bien, esta es mi narración, tal vez algunos ya la conocen, pero bueno esta versión está remasterizada, jeje:

EL PRIMER BESO.

"Por alguna extraña razón, ese día no quise ir al cine. La película era tentadora pues se trataba de “El regreso del Jedi”. A pesar de mi pasión por las películas de Star Wars, me negué a acompañar a mis hermanos.


Por el contrario, quería salir a reunirme con mis amigos. Ellos se encontraban peloteando y soñando con ser grandes futbolistas. De pronto, te encontré en la esquina platicando con amigas. Con una sonrisa como saludo, dejamos de lado a nuestros amigos y nos acercamos uno al otro.



Llevabas puesto tu blusón rosa con hombreras, tus mallas blancas y tenis de media bota de tela. Tu cabello, estaba como en esa época, alborotado y con un copete impresionante. Eras diferente a las demás, pues aun cuando coincidías en edad, tu apariencia y tu cuerpo de mujer sobresalían del resto de las chicas.

No obstante que ya nos conocíamos charlamos un poco sobre nuestras preferencias de música tanto en español como en inglés. Coincidimos en una canción: Careless Whisper de Wham. El tiempo pasó sin darnos cuenta, nuestra plática se extendió.




Luego nos despedimos y cada uno se fue con sus respectivos amigos. Empecé a jugar al futbol con ellos, pero de vez en cuando me quedaba quieto y volteaba a verte. Tú correspondías esa mirada, y tus amigas lo notaron pues te empezaron a molestar.

Aún no dejaba de jugar con mis amigos cuando te acercaste nuevamente a mí. Me pediste que te acompañara a la tienda. Accedí a esa petición y en ella compraste unos “salvavidas”. Los abriste y me diste en la boca, uno de color rojo y tu tomaste otro de color y sabor naranja.

Caminamos de regreso pero justo enfrente de la iglesia me detuviste y me pusiste unos audífonos. Apretaste “play” en tus “walk-man” y la cinta del cassete comenzó a tocar la canción aquélla de WHAM, la romántica de la época.

Te dije otra vez, recién iniciaba la canción, en tono alto al no poder nivelar mi voz por el sonido, que me fascinaba esa canción. Tú sólo moviste la cabeza consintiendo mi dicho.

Mis manos estaban al lado de mis orejas presionando tus audífonos y cuando cerré los ojos un instante para disfrutar más la canción, sentí muy cerca tu aliento y después tus labios en los míos.




No opuse resistencia ni abrí los ojos. Simplemente sentí la humedad de tus labios. Posaste tus manos en las mías. Con delicadeza tocaste mis labios. Choqué mis dientes con los tuyos con torpeza pero a ti no te importó. Luego mi boca se llenó de sabor naranja y otro caramelo más estaba de mi lado.

Sentí como mi estomago revoloteó de una forma nueva y distinta.

Luego, sin decir una sola palabra, te alejaste guiñándome un ojo en forma coqueta. Me quedé con los audífonos puestos y el final de la canción sonando, parecía que tenías calculada y coordinada la duración de la canción con el beso.

Fue un beso largo e inocente.

Ya no regresé a jugar con mis amigos, me dirigí a mi casa, a mi recámara a escuchar una y otra vez esa canción en tus audífonos el resto de la tarde. Tocándome los labios con mis dedos todavía extrañado. Incluso en la oscuridad de la noche todavía sentía ese beso. Toqué nuevamente mis labios, sonreí, suspiré y me quedé dormido, con la imagen y el sentimiento de ese mi primer beso."





Y el tuyo cómo fue?

Nomino a todos los que me siguen y me leen a que posteen en sus blogs o comenten en el mío sobre este tema. Recordar es volver a vivir. Abran su memoria, recuerden y vivan nuevamente esa emoción.

miércoles, 7 de octubre de 2009

Hoy no tengo ganas de postear. Ando como adormilado aún. Mejor he decidido leer blogs amigos.

Y cómo no se me ocurre nada bueno, dejo estas imágenes para que refresquen la memoria y ver quién jugó y conoce el nombre de estos viejos juegos de video:



(El antecedente del Mario Bros)




(Era mi favorito)



(Este e gustaba porque me imaginaba en la playa)




(Este se jugaba sin Joystick pues en su lugar era una bola tipo desodorante roll-on))




(este sí fue famosísimo)


Si te sabes todos, ya estás medio entradit@  en años.

martes, 6 de octubre de 2009

Tesoros

Mi abuela nos contaba cómo mi bisabuelo (al cual obviamente no conocí en persona) dedicó su vida a la búsqueda de tesoros.

Decía que su papá se sentaba largas horas en la mesa de su casa a leer y estudiar mapas. Él llegaba de arduos días en la carnicería que atendía, tomaba un vaso, se servía algo de beber y se olvidaba de todo lo que en ese momento le rodeaba.

Nos contaba que en la sala, la madre de mi abuela no tenía más opción que hablar en voz baja a ella y sus hermanos, para no distraer a mi bisabuelo. Ello generó una costumbre: Hablar frecuentemente sobre cuestiones sobrenaturales, especialmente, sobre las brujas.

Decía que mi bisabuelo perdía la noción del tiempo e iba a dormir hasta altas horas de la madrugada. En sus días libres, mi bisabuelo con mapa en mano, ensillaba su caballo, tomaba su pistola y la enfundaba en la cintura, se ponía su sombrero, llamaba a su perro y  tomaba camino. Se alejaba de la casa en las primeras horas de la mañana, cabalgando al lado de su entrañable perro en búsqueda de su tesoro. Siempre llegaba por las noches, con las manos vacías y la decepción a cuestas.

Así pasó toda su vida y gastó todo su dinero. Mi abuela tuvo que hacerse cargo de la carnicería dada las ausencias de su padre y las necesidades familiares.

Cierto día, cansado por la edad y la decepción y ante la pérdida de tanto dinero, mi abuelo tomó la decision de vender su casa y parte del terreno que constituía ese inmueble. Cabe decir que era toda una cuadra completa.

Esa casa la vendió a un amigo suyo que compartía el gusto y la pasión por la búsqueda de tesoros. Con la venta se dividió el terreno. La parte que vendió mi bisabuelo fue derrumbada por su amigo comprador. Lo que ocasionó curiosidad en mi bisabuelo pues la casa no necesitaba ninguna reparación y menos que se levantara una nueva construcción.

Al paso de los días mi bisabuelo y obviamente mi abuela veían como el señor aquel excavaba por todo su nuevo terreno.

Hasta que un día, oyeron un grito. Salió mi bisabuelo, ya con achaques y enfermedades propias de la vejez y llamó a la puerta de su amigo para saber si le había ocurrido algo. Su amigo abrió la puerta, lo vio a los ojos y se lanzó hacia él en un fuerte abrazo.

- ¡Lo encontré, lo encontré! - Gritaba su amigo.

- ¡Encontré el tesoro que tanto busqué en mi vida! - Continúo

Mi abuela desde su ventana escuchó esas palabras y al sacar la cabeza logró ver el rostro desencajado de su padre.

El señor se había hecho rico, encontró dinero y demás objetos que hicieron que su economía se fuera pro el cielo para él y para sus hijos. les puso negocios y creció mucho allá en el pueblo.

Desde aquél día, mi abuela supo y nos hizo saber tanto a sus hijos como ahora a sus nietos, que el verdadero tesoro no se debe buscar tan lejos pues se encuentra en el hogar de uno.

lunes, 5 de octubre de 2009

Nace un ángel...

Hoy seré tío...

Y es que mi cuñada, esposa de mi hermano y hermana de mi esposa (para que entiendan estamos casados mi hermano y yo con mi esposa y su hermana -2 hermanos con 2 hermanas-) está a punto de dar a luz.

Como a las 5:30 am llamó por teléfono mi hermano para avisarnos que ya estaban en el hospital y que de un momento a otro nacerá el pequeño "Diego" pues así se llamará.

Estamos muy felices en ambas familias pues para mis padres como para mis suegros será el primer nieto, y para todos mis hermanos y mis cuñados, será el primer sobrino.

Hoy es día de alegría, de festejar pero a la vez también de reflexionar... de saber que nace un bebé más en el mundo y que por lo mismo debemos cuidar su entorno. En estos tiempos que vivimos se necesita mucho valor para traer a este mundo a un hijo y sobre todo, se necesita mucha responsabilidad.

No obstante, siempre es motivo de una enorme alegría este tipo de noticias, nos gusten o no los niños, pues el trasfondo de este acontecimiento redunda en la conservación de la humanidad.

Ojalá y la humanidad conserve y cuide el lugar donde vive y los seres que con él comparten este mundo.

jueves, 1 de octubre de 2009

!!!Ya viene mi cumple¡¡¡

Para ser excactos el dia 21 de octubre cumplo un añito más de la vida. A diferencia de muchos, a mí sí me gusta cumplir años. Me gusta que me celebren y sobre todo me gusta celebrarme, esto es, yo no espero a ver si mi Busi me organizó una fiesta o algo, yo le gano y cuando me comenta una idea se da cuenta que yo ya llevo más, jeje.

Siempre me ha gustado hacer una reunión con los amigos. Pero cada reunión es distinta. He organizado partidos de futbol y después de ellos una carne asada. Hemos jugado "gotcha" en el Ajusco, lo he celebrado con una miniolimpiada (qué onda)  y luego una buena comida. He celebrado en antro, en la casa, de viaje, cada año algo distinto.

Y éste, espero no sea la excepción. Pero como que me faltan ideas. Tengo ganas de hacer una fiesta-temática. No sé son las locuras que llegan con el mes de octubre y con la llegada de mi cumple. Tal vez me aviente de un paracaídas, tal vez una carrera de bicis en campo, no sé aún me falta por definir cómo quiero celebrar.

Lo que sí es que entre los regalos que más me gustaría recibir son los siguientes juguetes:

1. El carro deslizador AVALANCHA (Me gustaba más que los triciclos apache con todo y su duran, duran, duran, duran)



(Para llegar más rápido a mi trabajo sin contaminar)

2. El queridísimo Fabuloso Fred:



(Para que mi memoria se ejrcite y no sea tan lenta, jeje)


3. Cualquier juego de Mattel elctrónics:



(Es que a la nueva tecnología y los nuevos juegos ya no les entiendo, snif)


4. El Hombre elástico:


(Para bajarle al stress qué mejor que estirar a Stretch Armstrong, mejor conocido como el hombre elástico)


5. El castillo Exin:



(Para sentirme como rey en ese día de mi cumple, qué mejor que mi castillo Exin)



6. Simplemente Star wars:


(No podía faltar algo de star wars, aunque preferiría el deseado "el halcón milenario")


7. Y por último,  el mini-horno:



(No piensen mal, no es para mi, es para la Busi para que me haga mis pastelitos, jajaja)


Cualquiera de esos regalos, me haría muy, pero muy feliz.

Una mirada a la vida

Una mirada a la vida
A través de la memoria