miércoles, 2 de diciembre de 2009

Nadar o beber

En los noventas conocí, como se debe, la feria de San Marcos. Antes ya había ido pero como estaba muy chamaco ni me gustó. Claro que de puberto me fascinó el reventón que se arma por esas cálidas tierras.

En una de esas visitas a la tierra que dicen "está en el meritito centro de la República", fuimos a un antro. Íbamos un grupo de amigos por lo que pedimos una botella. Las chavas que nos acompañaban no tomaban mucho, o mejor dicho nada, por lo que entre mis hermanos, René, Alex y un servidor nos terminamos hasta la última gota que quedaba.

El problema fue al día siguiente que fuimos a un balneario que en ese entonces me gustó mucho. Creo que íbamos credos (para los que no saben es entre crudo y... lo demás pregunten). Como buenos hombres machos y valientes nos pusimos nuestra tanga un traje de baño para mostrar el "musculoso cuerpo".

Nos metimos a la alberca y no faltó el que dijo: -¿Qué onda, unas carreritas hasta el otro extremo?

- Va. - Le contestamos los demás categoricamente.

Y ahí vamos, cual Michael Phelps (sin su mariguana) hacia el otro lado de la alberca; y al llegar allá de vuelta también en carreritas.

- Qué onda ¿una más de ida y vuelta sin parar? -Comentó alguno de nosotros.

Pero ya no se animaron, salvo René y yo que nos aventamos la última carrerita.

Al terminar, nos empezamos a sentir mal. Mareados, nauseabundos. Le dije a René: "Haz bucitos" pues sabía que con eso se quitaba lo mareado cuando estás entrenando en natación.

Dimos dos o tres bucitos, pero el mareo y las ganas de devolver el estomago eran cada vez más fuertes.

Al ver que no funcionó la táctica, nos salimos a descansar buscar el rincón más alejado pues había un grupo de guapas chavas que andaban por todo el balneario y no queríamos que vieran nuestro vergonzoso y deprimente espectáculo. Caminamos  y caminamos y cuando estábamos a punto de vomitar y devolver todo el alcohol de la noche y el desayuno de la mañana, coincidíamos con algún grupito de chavas que caminaba en esa momento por ahí. Nos tapamos la boca y cambiamos de rumbo, a buscar un lugar solitario.

Obviamente el organismo es sabio y cuando dice a salir es a salir. Y salió. No tuvimos tiempo de pararnos en algún lugar. En pleno camino y a la vista de varias hermosas chicas que nos habían visto nadar, desfogamos nuestro estómago.

Fue vergonzoso pero a la vez satisfactorio. Poco a poco, nos regresó el color a la cara. Se nos quitó la palidez y el malestar.

Nos tuvimos que ir a recostar al césped. Ahí estuvimos varios minutos... ahí descansamos la cruda y escondimos la verguenza.

Desde entonces juré por todos los santos que jamás de los jamasés y nunca de los nuncas, volvería a ... tomar nadar tan rápido.

12 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy machín en las carreritas no.. ?? pero como dices el cuerpo es sabio... jajajaja.
parece que fué ayer, cuando dejaste tu pizza de jamón con huevo esparcida en ese balneario.jajajaja.

buenos recuerdos Brother.

Saludos desde Queretaro Lindo..

OAB dijo...

Yo la única vez que vomite por alcohol, ni cuenta me dí.

saludos

Afasia Anómica. dijo...

Muy buena decisión esa de dejar de nadar.....
Jajajajaja

Los Hijos de Susana_Bagan dijo...

osea que eraaassss tuuuuuu!!!!!


ay si!...nos la pasamos riendonos bastante rato mis amiguitas y yo eh? :)

na , no te creas jajajajaja


sabia decisión..... yo la apoyo 100%


:)

Javier dijo...

jajajaja!!!

Dayann dijo...

JAJAAJAJJA!
YO POR ESO, Me mantengo lejos de las albercas despues de una noche feliz!
jajjaja

Te mando un saludo
y.. k te parece unas carreritas??

sAludos Dayann

Alma Rosa dijo...

agrrrrr wacala de pollo jajaja una vez vomité en el coche de una amiga y es que yo le dijeeee para para para y ella para que?? para donde??? y yo que pareswaaaaccc jejeje :D

y en definitiva, primero nada y despues bebes asi te ejercitas antes y no lo tiras tan pronto pssss

Zully dijo...

Me recordaste algunas anécdotas de mis hermanos. primos y amigos... Y la verdad si que es vergonzoso .. y siempre e invariablemente se dice .. no lo vuelv a hacer.. jajajaj y al siguient fin de semana ahi esta aventandose la negra modelo a todo lo que da jajajajja =P

Besos mi belo... excelente anécdota...

pd: com va todo en tu proyecto? ;)

Ann dijo...

coincido contigo, el nadar rápido es lo que hace daño, no importa si una noche antes te tomaste la misma medida de la alberca en alcohol, el nado es lo que daña jajajjaja

besos belo

Faffy dijo...

que vergûenza (los recuerdos vienen a mi mente) jajaja
me gustó la moraleja de la historia

saludos

Cl@udette dijo...

Yo por algo digo que diversión y deporte no van de la mano :P

Saludos

SrItA. mUeGaNiTa =D dijo...

Belo... yo tambien hubiera optado por dejar de nadar tan rapido. :P

APAPACHOS!! :D

Una mirada a la vida

Una mirada a la vida
A través de la memoria