lunes, 29 de octubre de 2012

¿Soledad en Acapulco?

Llevo una semana solo en Acapulco. La Busi y los twins viajaron a la gran ciudad. He aprovechado el tiempo para sacar más trabajo, para dar los últimos detalles de un artículo que saldrá publicado en un libro jurídico y para preparar unas clases sobre derechos humanos que impartiré la próxima semana. No obstante, cuando llego a casa siento una profunda tristeza: ¡Extraño a la Busi y a los twins¡ Me hace falta su presencia, sus risas y hasta los llantos. Y a pesar de que solo serán diez días de no vernos, se siente una soledad inmensa. Y sí, Acapulco es un paraíso. Sin embargo, también aquí, donde la diversión es propia de este puerto, la soledad pega. 

domingo, 2 de septiembre de 2012

Un minuto...

Me  he dado un minuto. O tal vez más minutos. Solo quise venir a saludar a mis memorias y a quienes las han leído. La promesa de siempre: Escribiré más seguido. Y es que no quiero que mi blog pase a ser un motivo de nostalgia, sino que siga presente. En fin, saludos a todos... o a alguien si es que todavía hay alguien que me lee...

viernes, 6 de abril de 2012

Vida en Acapulco

Los días en Acapulco son relativamente tranquilos. De hecho, sólo cuando es temporada vacacional o días festivos, hay bastante gente. El resto del año parece una ciudad solitaria. Es bonito pero en la actualidad hay algo que no gusta.

Toda mi vida quise vivir en la playa. Acapulco era una opción. Cuando era niño y visitaba Acapulco, soñaba con algún día vivir aquí. Imaginaba no regresar a la cotidianidad de la ciudad de México. Hoy anhelo regresar.  

Y es que lo estrenaste de residir en Acapulco es el clima de inseguridad se respira en el ambiente. Sólo los que vivimos en este Puerto lo percibimos. Aunque, la verdad sea dicha, Acapulco poco a poco va recobrando ese esplendor que lo hizo famoso.

Es irónico vivir, trabajar y descansar en Acapulco. En lo personal no me gusta esa combinación. Prefiero únicamente descansar, como cuando era niño y turisteaba por aquí. Prefiero seguir soñando con vivir en la playa que vivirlo en la realidad. Sólo yo me entiendo.

Los días pasan rápido y lento a la vez. Rápido, cuando uno mira hacia atrás; lento, cuando ve hacia el futuro y espera que pasen los días para intentar regresar a casa.

Se extrañan muchas cosas. Una de ellas, es estar más tiempo en mi blog. Espero que el trabajo me deje respirar un poco más. Espero ya encontrar ese encanto que de niño me hacia soñar con vivir en Acapulco...
 

miércoles, 18 de enero de 2012

Sigo Acá...

Estreno compu, bueno no es mía sino de la Busi. Esta será la entrada con la que estreno la compu. Será, espero, mi regreso a los blogs. Cuando dejé de escribir constantemente, estaba la Busi a punto de dar a luz a los twins.

Y bueno, resulta que los twins nacieron. Ahora ya tienen 7 meses y cada vez van creciendo más. Uno de ellos se puso grave a los 15 días de nacido. Nos dio un susto enorme pero, gracias a Dios, salió adelante. El día en que nacieron fue mi primer día como Juez. Fueron emociones intensas. Al principio de una felicidad inmensa y a los quince días de una terrible angustia. Hoy todo se encuentra en orden, fluyendo.

A los tres meses exactos hubo un cambio de residencia. Hoy vivo y trabajo en Acapulco. Es un reto tremendo porque actualmente este hermoso puerto vive una delicada situación de seguridad. Cuando me dieron la noticia de mi nueva adscripción, debo reconocer que tuve una emoción de miedo. Hoy me encuentro muy ilusionado con ese nuevo reto, delicado, pero reto que se debe superar día con día.

En esta nueva ciudad he visto y leído cosas tan interesantes en lo jurídico como espantosas en la realidad. Pero debemos seguir trabajando si queremos un México mejor. Hoy lucho en contra de la injusticia a pesar de las críticas que tengo que recibir. Me he dado cuenta que estoy ante la lupa de la sociedad. Para algunos, mi decisión es contrarias a sus intereses, para otros no. Para mi, mi decisión busca, ante todo, el apego a la ley. Busco preservar la constitución y sus leyes. Busco una mejor sociedad, lo cual se logra siendo honestos. Busco un México justo y, por supuesto, un Acapulco seguro y que confíe en sus jueces.

En resumen, esto ha pasado en estos últimos meses que me ausenté de mi blog. Hoy estoy descansando. No sé si son merecidas mis vacaciones, pero si necesarias. Estas vacaciones las paso con mi familia. Pero también quiero retomar mi blog que si no escribo es por falta de tiempo y no por falta de ganas. Sigo aquí, desde el lugar de los hermosos atardeceres. Aunque hoy escribo desde mi añorado Distrito Federal.

Una mirada a la vida

Una mirada a la vida
A través de la memoria