lunes, 1 de junio de 2009

Catástrofe aérea (Fobia a volar)

En mis sueños, uno de los que más me gusta es cuando vuelo o cuando estoy en el mar o incluso cuando veo a mis amigos de la infancia. Esos días amanezco con mucho ánimo.

Cuando en mis sueños vuelo, mis movimientos para emprender el vuelo son: correr y empezar a mover los brazos como si estuviera nadando en estilo "pecho o rana"; luego me elevo y cuido de no tocar ningún cable de luz. Me gusta sentirme en las alturas. Tener ese poder de ver desde arriba. Pero ese es sólo un sueño.

En la realidad yo no puedo volar (obvio) y sólo lo hago cuando subo a un avión. Pero en este supuesto es distinto al de mi sueño. Para empezar en el avión no tengo el control del vuelo y creo que eso es lo más angustiante. Además, si en mi sueño me caigo, pues no pasa de un brinco en la cama que me despierta y me devuelve a la realidad pero si el avión se cae no tendré tiempo ni de despertar si estoy durmiendo ni de dormir si estoy despierto; no tendré tiempo ni de escribir esa sensación en mi memoria.

Debo decir que generalmente me pongo más nervioso en el despegue y se me quita hasta que aparece la señal de altura crucero. El aterrizaje no me preocupa en la más mínimo. Claro está que durante el viaje me tomo unos tequilitas que hacen mi viaje un poco más placentero y tranquilo. Me han dicho que tanto el despegue como el aterrizaje son las etapas má peligrosas del vuelo y que un avión puede agüantar las más poderosas turbulencias.

Con todo ello, poco a poco he perdido el miedo a volar en avión, sobre todo del despegue. Pero hoy que ví la noticia del avión airbus de la aerolínea Air France que desapareció cuando viajaba de Brasil a Paris me regresó un poco el miedito. Más porque la etapa del vuelo en que más tranquilo me encuentro cuando viajo es, aparentemente, en la que el avión cayó o desapareció, que para estas horas es lo mismo. Esto es, llevaban ya unas horas de vuelo cuando sucedió la catástrofe aérea. Me imagino que estaban cenando y otros, como yo, chupando de lo lindo en el avión.

En fin, seguiré confiando en mi mala suerte para sacarme un premio de lotería (por el ejemplo ese de que estar en un accidente aéreo es como sacarse la lotería, esto es, una probabilidad de entre no sé cuantos millones) y ojalá que algún día sí me saque una buena lanota en la lotería (la nacional para la asietencia pública) pues estaré más tranquilo de saber que si es dificil sacarse la lotería es casi imposible, todavía, sacársela dos veces.

4 comentarios:

Ingrid dijo...

¿No ves Lost? espero que no ejeje.

Creo que aunque no se tenga miedo a volar, pensar en una situación como el avión de Air France a todo mundo lo pondría nervioso.

A mí no me da miedo pero igual que tú, el despegue sí me frikea un poco, ver al avión deslizarse a tanta velocidad en tierra y luego sentir cuando se eleva ufff.. sí es un golpe de adrenalina.

Mejor sáquese la lotería :)

Saludos!

El Belo dijo...

Pues no lo veo y por tus esperanzas menos lo veré, jajaja.
Saludos.

Roberto dijo...

estaría de huevos que me pasara lo de Lost

El Belo dijo...

Roberto: Pues salvo la caída del avión, creo que no estaría mal llegar a una islita. Creo que así va la serie, pues me la contaron.

Una mirada a la vida

Una mirada a la vida
A través de la memoria