jueves, 25 de junio de 2009

Tema de la semana: refranes populares (No todos son populares ni malos).

En mi vida he escuchado muchos refranes populares. Algunos por parte de mis padres y otros de los amigos. Estos últimos, modificados, mejorados y muy ciertos, por ejemplo: "Más vale pájaro en mano que... padre a los dieciséis". Otros, nada graciosos, y que son los típicos que utilizan los padres tales como "dime con quién andas y te diré quién eres", cuando mis amigos no les agradaban mucho.

Como todos, los refranes lejos de ponerme a reflexionar sobre la situación me aburrían, me molestaban e incluso hasta más rebelde me hacía.

Pero no todos los refranes que me recitaban todos los días fueron malos. Hubo 3 refranes que me dijeron, uno mi abuela, otro mi madre y uno más mi padre, a los cuales sí les hice caso y hasta la fecha los sigo pues, pese a todo, resultaron muy ciertos y efectivos.

Estos refranes no son tan populares como otros, incluso dos de ellos sólo los he escuchado de mi padre y de mi abuela.

Mi abuela me dijo, cuando estaba a punto de matrimoniarme, que recordara siempre que para que un matrimonio sea duradero y feliz era necesario que: "El primer año sea de hiel para que el resto sea de miel".

Me advirtió que si lo llevaba a cabo al revés, esto es, el primer año de miel, el resto iba a ser un infierno.

Afortunadamente le hice caso y hasta ahora voy bien.

Por su parte, mi madre siempre me volvía loco diciéndome: "El flojo y el mezquino anda siempre dos veces por el camino". Este refrán sí es muy popular y lo peor es que muy cierto.

Sólo de recordarlo se me revuelve el estomago. Obviamente siempre me lo decía después de que me regresaba a hacer lo debía hacer y no lo había hecho o lo había realizado mal como la tarea, el estudio o ayudar a limpiar la casa.

Hasta la fecha cada que algo no me sale como lo había planeado, incluso en el trabajo, me cuestiono qué falló y lo que me purga es que siempre, al llegar a la conclusión, me doy cuenta que hice caso omiso al refrán de mi madre.

Por último, el refrán de mi padre está encaminado más a la comida. Cuando llegamos a un restaurante en el que hay pescado, carne, pollo, carnero o cerdo, y a mi se me ocurre pedir pescado, mi padre me recomienda qué pescado pedir. -"Siempre pide Mero"- me indica.

"Y ¿porqué? "- le pregunto. -"Pues en la comida recuerda que lo más rico y saludable es "Del mar mero y de la tierra carnero". Son las dos delicias más ricas en su ámbito. - Responde.

Sí, odio reconocerlo pero hasta en este refrán también tuvo razón. Y si no creen, comprueben todos estos refranes en su debido momento y verán los resultados.

Refranes poco populares pero muy efectivos los cuales, en lo personal, al día de hoy me son muy útiles.

3 comentarios:

Verdaderoyo dijo...

Mira que cosa, pero me gusto ese del "mar mero y de la tierra ternero" chido . . .

Ahora, lo traumante de esto es que los refranes fueron mi nemesis en la primaria, por que muchas veces la maestra nos daba un monton de ellos y teniamos que investigar su significado y aplicacion . . . eso siempre lo odie, aunque debo reconocer que ahi fue que aprendi, precisamente lo que debiamos investigar . . . ahora no me gusta usar refranes por que en cierta forma no me gustan y muchas veces confundo unos con otros . . . algo asi como le pasaba al chapulin colorado . . .



Saludos.

mercedes dijo...

No me sabía el de tu abuela ni el de tu papá, el de tu mamá a cada rato lo recuerdo cuando estoy a punto de omitir algo o llevar a cabo un "se me hizo fácil", pero sin duda el que más llamo mi atención fue el de tu abuela, lo que lleva a preguntarme ¿hasta cuando es suficiente la hiel?, si ya se me vas a decir un año pero ¿qué pasa cuándo menos de un año se sienten como más de uno?

salu2 terribles...

mercedes

El Belo dijo...

Verdadero yo: Tienes mucha razón y a mi me pasaba lo mismo.
Mercedes: Buena pregunta, eso está en cada uno.
Saludos y gracias por comentar a ambos.

Una mirada a la vida

Una mirada a la vida
A través de la memoria