miércoles, 17 de junio de 2009

A falta de luz... inutilidad.

Sí, que inútiles nos volvemos cuando nos falta algún servicio del que estamos acostumbrados a usar.
Ayer regresé del trabajo y me dispuse a estudiar un rato cuando de pronto se soltó una lluvia intensa y posteriormente se fue la luz (¿a dónde? no lo sé) .
Toda la colonia se quedó a oscuras. El teléfono no servía pues está conectado a la luz, el interfón con cámara para ver a los de afuera y abrirles tampoco, la puerta eléctrica menos, la tele ni se diga, la estufa (sí la estufa) tampoco pues es eléctrica. El celular no tenía pilas y no había luz para recargarlo, el refri era preocupación por la comida que no se echara a perder. En fin, un caos.
Y es que no es tan dificil y menos imposible vivir sin luz, lo que pasa es que el consumismo y la tecnología nos han vuelto inútiles y cuando se va la luz se acaba el día.
Obvio que fue un buen pretexto para ir a la cama temprano pero mi dependencia por la electricidad mi hizo dejar de hacer cosas que ayer necesitaba realizar. Me volveré ermitaño como en algún momento lo hizo el buen Guffo Caballero para aprender a ser menos dependiente de lo que ahora nos hace inútiles.

3 comentarios:

Verdaderoyo dijo...

Tiene muchisima razon, sin luz nos convertimos en perfectos inutiles . . .

Al menos a mi me salva que cuando se va la luz el telefono sigue funcionando . . . al menos para llamar a cada rato a CFE para que reparen el fallo . . .


Saludos.

Guffo Caballero dijo...

Jejejejejeje...

Oye, carnal, una duda: sí te llegó todo en orden, ¿no? Recibiste hasta el número 20 de las revistas (bueno, con algunos números faltantes que no he conseguido) y la playera? Porque te voy a mandar otros regalillos para compensar el hecho de no tener colecciones de revistas completas.

Un abrazo y gracias por la mención.

El Belo dijo...

Verdaderoyo: Pues yo ya voy a cambiar mis telefonos. Gracias por comentar.
Guffo: Como siempre un placer tenerte de visita. Me llegaron sanos y salvos los números y la playera. De los regalillos te lo agradezco aunque no es necesario.
Saludos.

Una mirada a la vida

Una mirada a la vida
A través de la memoria