jueves, 18 de junio de 2009

Tema de la semana: Sí pero no.

Cuando inicié este blog, no sabía bien de qué se trataba todo este rollo. Todo empezó porque en una tarde nostálgica (snif), en la que buscaba recordar cosas de la infancia y juventud, me pregunté que habría pasado con el tal Juanito Farías (el niño pobre que participó en "juguemos a cantar" con la canción que creo se llamaba "Mi viejo caballo de palo" y que a todos nos rompió el alma) y mi busqueda me remitió a un post de Guffo Caballero.

A partir de ese momento me maravillé con el mundo de los blogs y me dije: ¿Porqué no? e inicié este espacio en el que ahora escribo.

Al principio, me decepcioné un poco de no recibir comentarios y estuve a punto de dejar por la paz este blog. Debo confesar que tengo un defecto: siempre me ha gustado hacer las cosas y recibir la aprobación o la crítica de lo que hago. Es más, me gusta sentirme halagado o criticado, lo que sea, pero que volteen a ver lo que hago. Sí, lo sé, ni a mi me enorgullece ser así, pero bueno me estoy "sincerando".

Poco a poco recibí uno que otro comentario, primero de anónimos y luego de bloggers reconocidos y que son muy leídos y visitados. Eso elevó un poco mi (ego) ánimo.

Ahora escribo más que por recibir un comentario, por expresar ideas, por recordar viejos tiempos, por
plasmar y dejar testimonio de momentos de la vida con la inspiración del alma y
el lápiz de la memoria
(Orales).

No obstante, todavía, hasta este momento, me gusta mucho escribir, pero no me gusta que omitan comentar.

En esta reflexión, pienso que al final del camino no es que sea del todo egocéntrico (todos de alguna forma lo somos), sino que también me gusta retroalimentarme de lo que otros opinen respecto de lo que yo pienso. He visto blogueros (de los que llaman blogstar) que nos les gustan los comentarios, incluso algunos hasta los han eliminado. Pero luego los vuelven a habilitar. Creo que a ellos, también les fascinan los comentarios pero como ya son "blogstars" (que en lo personal no me gusta llamarlos así) dan otra cara, esto es, aparentan que no les interesan, lo cual dudo mucho. A ninguna "estrella consagrada" le agradaría quedarse sin fans.

En fin, yo me declaro culpable, lo acepto, asumo las consecuencias, Pepe el toro es inocente (Ay perdón eso no va aquí, me exalté) de que si me gusta escribir, si me gusta que me lean, pero no me gusta que me dejen de comentar. O acaso ¿estoy equivocado blogueros?

6 comentarios:

Morinakemi dijo...

Estoy parcialmente de acuerdo en tu punto respecto a que uno escribe por querer plasmar ideas, a veces hasta por puro gusto conozco bloggers que les vale si les dejan comentarios o no. Pero aceptémoslo: todos aspiramos a ser leídos, y a recibir "aprobación".

Al menos para mi es una forma de escapar a mi monótnona, frustrada y aburrida vida.

Suerte con el proyecto.

El Belo dijo...

Morinakemi: Claro esa es la aspiración, tal vez luego, como a muchos les ocurre, ya no les importará, pero en un principio estoy seguro que si era una cuestión necesaria.
Saludos.

NTQVCA dijo...

Te doy la razón, yo creo que a todos los blogueros nos gusta que nos lean, si no mejor escribimos un diario y lo guardamos debajo del colchon, solo que a veces no da tiempo de contestar los comentarios, yo prefiero visitar los blogs de los que meleen y comentar sus posts.

¿De verdad Juanito Farias era pobre? ¿o solo era la historia de la canción?

Verdaderoyo dijo...

Claro, estoy de acuerdo en el hecho de que a todos nos gusta recibir comentarios, me ha pasado que a veces publico algo que, no se, me costo un tiempo escribir o me esforce para que quedara asi bien chido, para que a todos guste y resulta que cuando lo pongo en el blog, solo recibo con suerte uno o dos comentarios . . . si, es algo frustrante, sin embargo todos los comentarios son bienvenidos ya que son el alimento del ego para los bloggers . . .


Ahora, tambien creo que hay que ser reciproco, al menos en mi caso cuando alguien viene y comenta algo que yo escribi siempre trato de ir a su blog, si tiene, a dejarle un comentario y asi tal vez se anime a regresar a leerme y viceversa . . .


Saludos . . .

El Belo dijo...

NTQVCA: Exactamente, si no nos gustara que nos lean, escribiríamos en un diario personal. Diste en el clavo.
Verdaderoyo: Comparto en toda la extensión lo de la reciprocidad y de hecho es lo que siempre hago tanto que si hay alguno de ellos que me gustó como escribe, me vuelvo asiduo visitador y comentarista de su blog. Saludos.

El Belo dijo...

Y es visitante no visitador, sorry.

Una mirada a la vida

Una mirada a la vida
A través de la memoria