martes, 18 de noviembre de 2008

Sin ti nada es igual.

Era eso lo que faltaba. El fin de semana pasado fui, junto con la Busi mi esposa, a La Paz, Baja California a la boda mi hermano el menor. La boda fue bonita. La familia política de mi hermano nos trató de maravilla, como si nos conocieran de años atrás, su hospitalidad sobrepasó toda expectativa.

Aprovechamos ese viaje para conocer esa ciudad, o lo más que podíamos ya que fueron pocos los días que estuvimos allá.

Tomamos un viaje en lancha a varias playas que ahí existen y de éstas la que más me gustó fue la denominada "Ensenada Grande"; nadamos cerca de lobos marinos sin molestar su habitat. Fue emocionante, una experiencia única. Fue excitante sentir el viento en la cara remojada por el agua del mar que nos salpicaba a cada choque de la lancha con las olas y nadar en las playas más tranquilas, bonitas y solas que he conocido.

Pero todo ello no hubiera sido magnífico sin ti. Mirarte en la lancha con esa sonrisa hace que me enamore cada día más de ti y no sé hasta donde llegará mi amor. No tiene fin este sentimiento. Me fascinó ver tu sonrisa, tu mirada de asombro ante las bellezas naturales, tu entusiamo y emoción por nadar cerca de los lobos marinos.

La boda estuvo bonita, la naturaleza de La Paz fue increible, la familia de mi hermano bastante hospitalaria pero mirar tu alegría, ver tu sonrisa y asombro ante las situaciones que la vida te da y ver como las disfrutas, fue lo que valió la pena de ese viaje. Te amo inmensamente y nada me hace más feliz que verte feliz. Eres todo para mi, te amo mi busi.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Con amor todo es más bonito. Felicidades.

Una mirada a la vida

Una mirada a la vida
A través de la memoria