martes, 4 de noviembre de 2008

Por bocón.

- Ya vieron a ese guey?- Dije con seguridad y señalando hacia el otro lado del patio de la Universidad.
- Cuál?- Preguntó Emmaruth.
- Ese guey que está vestido todo de blanco. ¿A poco no se distingue entre la multitud? - Y señalé con mayor precisión.
- ¿Qué tiene? Dijo Edsón sin dejar de abrazar a Lety, su novia.
- A poco tu te vestirías así y saldrías a la calle - Reté a Edsón.
- Pues la neta no- Respondió mirándolo de pies a cabeza.
- ¿A poco no parece de la "Sonora Santanera"?- Reí con tono burlón y todos asintieron con su carcajada.
Me levanté de la jardinera que todas las tardes era testigo silenciosa de nuestras pláticas, burlas y peleas.
- "Es la boa, tataratata"- Canté y bailé refiriéndome a ese personaje que caminaba por el patió y al que lo había asignado como parte de ese grupo musical popular.
Todos reían.
- Y como buen artista que dice que el mejor regalo de su público son los aplausos, me engrandecí con las carcajadas de mis amigos y continué:
- Es más, con ese medallón que lleva colgado del cuello parece también a Walter Mercado, jajajaja.- Seguí mi burla hacia ese tipo.
- Ahorita va a venir con nosotros y nos va a decir que nos da "todo pero todo su corazón"- Expresé, haciendo el ademán que caracterizaba a ese astrólogo gay.
Todos seguían riendo y hasta se doblaban de la risa. No obstante, algunos más empezaban a guardar silencio en la medida en que se acercaba ese señor de vestimenta rara y le veían mejor la cara.
De pronto, Rafa, la novia de mi hermano, con voz insegura dijo:
- ¡Qué mala onda! Te estás burlando de mi hermano- Dejé de reir a carcajadas pero todavía con la sonrisa en mi rostro quise imaginar que ahora ella quería vacilarme.
- ¡Cómo puede ser tu hermano! No es cierto, me quieres cambiar la broma- Le dije ya con cierto temor al mirar su rostro serio.
- Es verdad, es su hermano- Dijo el mío haciéndome una cara de "deja de decir pendejadas imbecil"-
- Bueno, no es que parezca de la Sonora Santanera ni Walter Mercado, sino más bien lo que quise decir fue que ...-
- Mejor cállate- Interrumpió mi hermano. -Ya la cagaste- Me dijo.
- Es que su forma de vestir se me hizo un poco rara y... -
- Ya no digas nada que sólo la estás regando más- Me volvió a interrumpir mi hermano pero ahora con la mirada de todos hacia mí reprochándome seguramente con un pensamiento de: "Qué poca madre, cómo te expresas así de tu concuño"-
De repente, todos los que reían a carcajadas guardaron silencio.
Zoraya interrumpió ese silencio y dijo:
- Si, es verdad, sí es su hermano, que mala onda eres-
Aún no creía que fuera su hermano. Incluso, sonreí de nuevo y dije:
- Ahora caigo, ustedes se pusieron de acuerdo y ¿me están vacilando verdad?-
Silencio total.
En eso, el grito de la novia de mi hermano:
-Abel, estamos aquí.-
Abel alzó su brazo y con la mano indicó que se acercaba a nosotros.
-Bueno, ya empezó mi clase, nos vemos al rato- Avergonzado y derrotado por mi mala broma, me retiré apresurádamente sintiendo fuego en la cara.
- Pero ¿quién le manda a vestirse tan ridículo a ese cabrón?- Pensé en mi andar.
- La verdad, se rieron todos, o sea, que sí tenía razón- me daba seguridad en mis adentros.
- En fin debo aprender que hay ocasiones en que me debo percatar antes de hacer una broma de alguien, pero bueno ya la cagué y ni modo.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy padre a todos nos ha pasado.
Saludos.

Anónimo dijo...

Muy padre, a todos nos ha pasado alguna vez.

Una mirada a la vida

Una mirada a la vida
A través de la memoria