martes, 19 de mayo de 2009

Un sábado en Xochimilco

Algo muy mexicano es, sin duda, Xochimilco. Ahí encuentras como en todo buen centro turístico artesanía mexicana, pequeños locales para comer quesadillas, carnitas, barbacoa y muchos platillos más. Las trajineras están llenas de colores "chillantes" tal como en las peliculas gringas nos caracterizan. Desde grandes familias hasta parejitas solas, e incluso grandes grupos de amigos de escuela se dan lugar en Xochimilco para pasar un buen rato. Cuando recorres sus canales por la trajinera, se acercan pequeñas chinampas para ofrecerte flores, comida, foto del recuerdo, bebida, mariachi, tríos, norteños, entre otras muchas cosas más. Puedes llevar tu comida ya preparada y, por supuesto, tu propia bebida. Entre éstas, por el lugar, lo que abunda entre los visitantes es la cerveza y el tequila. No obstante, es obligado pedir que te lleven a "la casa de la tía" por tu pulque o por un "curado". Es decir, cuando uno va a Xochimilco, te vuelves muy mexicano.
El sábado pasado fuimos la Busi y yo con nuestros buenos amigos Paco y Lupita. La pasamos de maravilla. Paco y yo nos pusimos un poco "pasaditos de copas" como aquí se observa que ya estabamos tirados en la "popa" o "proa" o "a babor" o "estribor" qué se yo cómo se diga.


Lo único que desentonó en ese lugar fue:



Whisky en Xochimilco? Salud, hip.







2 comentarios:

Guffo Caballero dijo...

No desentonó: le diste más "caché" al recorrido, jejeje.
Saludos, Belo. Mañana te mando tu paquete. ya está listo.
Un abrazo.

El Belo dijo...

Don Guffo, gracias por tu comentario, es un placer tenerte de visita.
Saludos.

Una mirada a la vida

Una mirada a la vida
A través de la memoria