lunes, 25 de mayo de 2009

Más de abuela bloguera

Ayer invitamos la Busi y yo a nuestras abuelas a desayunar (a la materna de ella y a la paterna mía). Estaban bien contentas. Pero lo que me extrañó es que la abuelita de Busi se emocionara por compartir ese momento con mi abuela Toyi.

Después de reflexionar un rato me di cuenta que mi abuela de 93 años tiene más vitalidad no sólo que la abuela de Busi sino de otras abuelitas y eso levanta (me imagino) el ánimo a cualquiera de la tercera edad.

Luego de compartir los alimentos, llevamos a la abue de Busi a su casa y mi abue Yoyi no quiso irse a la suya. Nos acompañó a la oficina de la Busi que tuvo que ir a trabajar y me gustó mucho verla cómo se interesaba por el trabajo de Busi. Parecía novata a punto de conseguir el trabajo.

Luego, acordándome de la abuela bloguera, le enseñé la computadora y el internet. Le expliqué (en mi poca cultura tecnológica) cómo funcioanba y lo maravilloso que era poder contactarte con personas de todo el mundo en un tiempo increible. Pero no me gustó la cara que ponía. Me dio la impresión que le desanimó mucho darse cuenta de esta tecnología ya en edad avanzada. La conozco.

No obstante, se emocionó al saber que podría contactarse con amigos de España (ojalá que ellos todavía vivan) y que sólo necesitaba saber el correo electrónico.

Estoy seguro que hoy está buscando la dirección o el teléfono de estas personas para que le proporcionen un correo electrónico y les dé el mío (Después le abriré uno).

Ella siempre ha tenido ilusiones en la vida y ésta es una más. Creo que será una abuelita más que utilice la computadora y lo hará por las ganas que tiene de comunicarse con sus amigos (muchos de ellos más jóvenes que ella). No creo que esté pegada a la compu pues nunca ha sido una persona inactiva, ni siquiera ahora que su edad, repito 93 años, le impide realizar muchas cosas. Ella fue una persona activa tanto que a la fecha camina más que yo que tengo 37.

Sólo espero que al recibir noticias de sus amigos y amigas no decaiga su ánimo al saber que muchos de ellos o ya murieron o están enfermos por su edad. Por el contrario, deseo que ella pueda levantar el ánimo de aquéllos y así será todavía más feliz.

No hay comentarios:

Una mirada a la vida

Una mirada a la vida
A través de la memoria