viernes, 15 de abril de 2011

Me hice pipi...

En el primer año de la secundaria número 59 Club de Leones de la ciudad de México, tuvimos una maestra muy estricta que nos impartía la clase de Español: Se llamaba Mercedes.

Un día, en uno de esos exámenes orales de lectura, nos puso de pie alrededor del salón. Yo, por el apellido, estaba al lado de Néstor Peralta, a quien apodábamos "El Tieso" y luego también "El Hey hey hey". Él, al igual que muchos de los compañeros, se encontraba muy nervioso pues no había concluido la lectura de "El Principito" y sabíamos que además de una mala calificación podríamos tener un castigo ejemplar de la maestra Mercedes.

Concluyó el examen. "El tieso" logró aprobarlo. Cuando la maestra dio la orden de que volviéramos a nuestros asientos, sentí un charco en el piso al dar el primer paso (Como si se me pegara en el piso el zapato). No entendí porque había tanta agua. Miré alrededor del salón para encontrar la posible fuga, sin encontrar nada.

Cuando levantaba la mirada para ir a mi lugar, me percaté que Néstor Peralta, "El tieso", estaba mirándome y en su cara se apreciaba vergüenza.

- No digas nada Belito, por favor.- Me suplicó.
- Eeeeste, ¿pero qué pasó? - Cuestioné asombrado de ver sus pantalones en la parte de frente completamente mojados.
- Me hice pipí... No digas nada, por favor.- Reiteró la súplica.

Guardé silenció como lo pidió y nos fuimos a nuestro respectivo asiento. Parecía que había pasado desapercibido cuando...

-¡Maestra! ¡Maestra! ¡Alguien se hizo pipí en mi lugar!- Grito Gina.
-¡También en el mío!- Secundó Alejandra.
- ¡Está todo mojado! ¡Hay un gran charco!- Dijeron ya varios compañeros que advirtieron lo mismo.

La maestra, esa que todos veíamos como la peor pesadilla, preguntó quién se había hecho pipí. Yo no miré al "Tieso", no dije nada. Pero creo que no agüantó la presión y se puso de pie.

-Yo fui maestra- Dijo con voz temblorosa. ¡Me hice pipí! - Aceptó avergonzado ante todo el salón.

La maestra, esa dura y estricta maestra, con voz tierna le dijo: "Mijo, ¿porqué no me pediste ir al baño?"

No recuerdo que más pasó. Tal vez fue al baño a secarse, no lo sé. Recuerdo que no tuvo ningún castigo ni nada por el estilo. La clase siguió ese día. 

No sé porqué, pero nunca se hizo referencia a ese hecho... es más, nunca fue objeto de burla "El tieso" por el bochornoso momento que pasó. Jamás se volvió a tocar ese tema. Tal vez, ni él ni muchos del salón recuerden actualmente ese hecho o si lo recuerdan nunca tocarán el tema.

Y es que creo, que a final de cuentas, realmente no éramos tan inmaduros para la edad que teníamos.

3 comentarios:

SusuBlog dijo...

aaaaah.. ternura de la vida
y ves que las maestras no somos tan malas como lo creen? jajajaja...

que buena onda que ya no le echaron mas "carrilla" si ya de por si la vergüenza por la que paso :S

aa que tierso

Su.

...Diana... dijo...

A mi me paso con una compañerita de primaria, estaba dándonos la clase un maestro sustituto ya que la maestra se había enfermado, pues mi compañera le pidió permiso para ir al baño y el maestro le dijo que se esperara hasta la hora del recreo, yo estaba sentada detrás de ella, en eso miro que debajo del mesabanco empieza a chorrear liquido amarillo y mi amiga me voltea a ver llorando pues creo que yo no dije nada,hasta que el mendigo maestro se diera cuenta y solamente se limito a decir: "pues me hubieras dicho que te urgía, vete a limpiar" ... imbécil

Me acorde de esa anécdota aunque mi amiga no se estaba muriendo de los nervios, simplemente tenia muchas ganas de orinar.

Feliz Fin de Semana. Saludos!

Mauricio Rodriguez dijo...

Recuerdo esa ocasión y pienso si en estos días habría la misma solidaridad entre los alumnos. ¿Lo harían víctima de bullying?
Lo más probable es que sí. Hemos perdido valores como personas y no debemos permitir que nuestros niños crezcan sin ellos. Hagamos de nuestros hijos mejores niños de los que fuimos nosotros.

Una mirada a la vida

Una mirada a la vida
A través de la memoria