jueves, 24 de febrero de 2011

Viaje en metro

Hoy me tocó metro... sin albúr. Viajé por la línea azúl, la que va de taxqueña a cuatro caminos. Llegué rapido al trabajo y sin estar peleando con conductores pendejos.

Hace un tiempo decidí viajar en metro nomás de ecologista, según yo, pero al poco tiempo aborté esa misión y continué con mi auto.

De ese tiempo a la fecha e incuso en mis años preparatorianos y universitariso que era cuando más utilizaba el transporte público, me doy cuenta que parece como si el tiempo ahí no pasará. Todo igual. Vendedores ambulantes, gente con cara de "ya no doy una", invidentes, personas enfermas pidiendo dinero, cantantes, poetas, trajeados, payasos, de todo.

La verdad, con todo y eso, me sigue gustando el metro (insisto: sin ALBÚR), se siente a un México que aunque mucha gente conoce, poca le da la importancia. Y me pregunto nuevamente: ¿Porqué nuestros gobernantes no se suben al metro para que les den más ganas de hacer mejor las cosas? No lo sé, pero deberían hacerlo.

3 comentarios:

Ely dijo...

No se manejar :( pero me gusta viajar en autobus y cuando estuve en el D.F. viajaba en metro. Como dices es más rapido y n te estresas :S tanto.
Saludos!

Guffo Caballero dijo...

Un abrazo, Belo.
Buen fin de semana.

Afasia Anómica. dijo...

Los viajes en metro los comenzé a apreciar hasta que me fuí del país, ahora extraño hasta el tururu, que se escucha cuando el metro va a llegar hasta a la estación.

Una mirada a la vida

Una mirada a la vida
A través de la memoria