jueves, 11 de noviembre de 2010

Pegaditos y sin violencia

Dormir pegaditos en esta época en que el frío está a todo lo que da, resulta muy rico y romántico. El problema surge cuando uno duerme profundamente y lo que le ocurre a uno lo traslada al sueño y después del sueño lo traslada a la realidad... me explico.
Anoche, estaba bien pegadito a La Busi durmiendo y soñaba que alguien me jalaba y molestaba mucho; yo enojado en mi sueño reaccioné con un codazo y desperté de pronto porque escuché un fuerte "auch". Era la Busi que se tocaba el labio pues había recibido un codazo de mi parte. Me dijo que veía que estaba moviendo mucho mi brazo y lo quiso acomodar porque pensó que me estaba lastimando, pero al empujarlo un poco reaccioné con el codazo.
En la mañana reíamos de ese suceso, pero en la madrugada cuando desperté por el codazo que le dí, me preocupé pensando que sí la había lastimado.
Por eso digo que es bueno quedarse dormidos pegaditos pero al cabo de un rato cada quien en su lado, para evitar esos movimientos bruscos y violentos incondicionales. Bueno algunos lo pueden tomar como un pretexto para desquitar algo que durante el día les molesto. Obvio, no fue mi caso, jajaja.

3 comentarios:

Javier dijo...

pues cuando confundimos los sueños con realidad las cosas son diferentes... he ahí el dilema :D

Ann dijo...

así pasa cuando sucede, hace como dos inviernos alguien me dejo morado el ojito con un buen manotazo mientras dormíamos .... y no, no fue un galán fue una de mis hermanas =(

Afasia Anómica. dijo...

Me pasó también a mí, el problema es que la que recibió el golpe fui yo, la razón del karatazo (según mi esposito) es que estaba soñando que lo golpeaban entre veinte...

Una mirada a la vida

Una mirada a la vida
A través de la memoria