miércoles, 4 de marzo de 2009

A ver de qué cuero salen más correas

Expresión utilizada para expresar la interrogante sobre quién será el mejor en determinada situación.
Lo anterior porque el lunes fue mi examen. Llegué puntual a la cita, incluso minutos antes. Pensé que iba a ser el primero pero ya habían llegado como cien personas. Entre tanto trámite para el registro algunos se saludaban confiados, con bromas; otros con cara desencajada por los nervios, a los lejos seguían leyendo lo que no se aprendieron en tantos días.
Yo estaba sereno, seguro de mi preparación. A las 10:15 am empezó la contienda. Todos se concentraron y empezaron a responder las cincuenta preguntas de todas las materias que componen a la ciencia del Derecho. Dada mi especialización a lo largo de mi carrera profesional, escogí la metaria laboral, por lo que el cuestionario se compuso de 35 preguntas en esa materia, 5 de la administrativa, 5 de la penal y 5 más de la civil. Nunca fui de altas calificaciones. Eso de sacar un 9 nunca pasó por mi cabeza cuando era estudiante. No obstante, en este momento nos habían informado que la competencia estaba muy dura pues las calificaciones mínimas para seguir en las siguientes etapas era de 96, 98 o 100. A las 11:00 ya estaba afuera, había terminado y con gran asombro y satisfacción pensé que mi calificación sería un 100. Me sentí seguro al contestar. Fui de los primeros 15 en salir de los 315 que nos presentamos al examen. Era el momento de más tensión pues lo llevan a uno a un salón donde espera su calificación después de pasar las respuestas por un lector óptico. Me llamaron, me pidieron mi número de identificación personal y me dieron la información: "Su calificación es... 96." Salí feliz. No sólo porque había alcanzado una calificación tan alta en estos niveles sino porque de mi lugar de trabajo al final del día fui el de mejor calificación, incluso que mi propio jefe.
Ahora viene la segunda etapa, la resolución de un caso práctico. Ya sólo quedamos 75 personas y competimos por 15 plazas. Las esperanzas son muchas, la ilusión es mayor y el estudio y esfuerzo es y será en las siguientes el doble que lo último señalado.
Ahora sí viene lo bueno. A ver de qué cuero salen más correas. Ojala y que del mío salga una.

No hay comentarios:

Una mirada a la vida

Una mirada a la vida
A través de la memoria