domingo, 31 de mayo de 2015

Despertar

Me desperté, me levanté y vi el día nublado y lluvioso. Me acerqué hasta donde tengo mi trabajo esparcido y sin concluir aún. De hecho, nunca se termina. En plena época de calor, sentí frío. Regresé a la recámara para abrigarme con otra sudadera.
Ya sentado frente al ordenador (Bukowski en mi mente) y mi papelerío, recordé. Recordé mi blog, a mis seguidores, a quien seguía. Este blog era y es mi espacio para escribir lo que se me da la gana. Entonces, lo añoré.
Hace tiempo no escribo. Con el relativamente nuevo encargo y la responsabilidad de ser padre, el tiempo libre es para ellos, mi familia. El otro poco de tiempo libre, es para dormir. Estuve en Acapulco viviendo y allá tenía menos tiempo. Pero ya regresé a mi D.F. y debo generar ese tiempo tan necesario para mi y que tanto me llena: escribir mis memorias, esas que le dieron el contenido y la felicidad a mi vida. Sobre todo aquéllas que siempre consideramos se vivieron en "los buenos tiempos". 
 Así que estoy aquí, El Belo ha regresado y parafraseando a Han Solo, debo decir que he vuelto a casa.

No hay comentarios:

Una mirada a la vida

Una mirada a la vida
A través de la memoria