viernes, 3 de septiembre de 2010

Súper Policías en el D.F.

Pasé por el metro General Anaya pues hoy, dado el caos vial que ocasionaron los transportistas en la ciudad de México, decidí trasladarme en trnasporte público, en el metro.

Cerca de la entrada del metro, había una patrulla estacionada y los policías que la ocupaban se encontraban a una distancia considerable de ella, comiendo un tamal con atole.

La patrulla tenía el torrete prendido y en altavoz la radio, no fm ni am, sino la radio de ellos, esa por la que se informan de algún acidente.

Estaba a un volumen alto... exagerado para ser más preciso. Yo no entendía nada. Por lo mismo intenté escuchar para ver qué tanto entendía. Me paré cerca de los policías, mirando un puesto de periódicos y haciendo como si veía un diario y me di cuenta que desde ahí no entendía nada. Me acerqué un poco más a la patrulla pero tampoco entendí. Por último me quedé muy cerca de la patrulla como si estuviera esperando un taxi, pero en esa cercanía menos entendía y por el contrario me lastimaba el oído. Me dí cuenta que por más esfuerzo que hacía para entender, menos lo conseguía, y en ese momento lo supe.

Me sorprendí. Ahí me dí cuenta que, para ser policía, se necesita ser un súper hombre con súper poderes, no como yo que realmente mi oído nunca pudo descifrar lo que la radio decía. Y es que entre los poderes que se necesitan, me imagino el más importante, es tener un súper oído.  Porque por más que intenté nunca pude descifrar, con mi oído de hombre normal, común y corriente, qué tanto decía la radio y los policías como si nada comiendo su tamal y tomando su atole, confiando en su súper oído (me imagino biónico) y listos para cualquier emergencia.

¿Será que en verdad los policías de la ciudad de México son súper hombres con súper poderes como los que ví? Si es así, podemos dormir tranquilos, la ciudad está cuidada...

7 comentarios:

Ann dijo...

ay ajá! y otro de sus poderes es la super panza en la que guardan todas las armas que necesitan para combatir al crimen!

como en todos los ambitos no dudo que haya varios buenos policías rayando en super policías, pero la mayoría los que siempre nos encontramos son de ese modelo tamalero, triste historia, triste.

abrazo Belo.

Anónimo dijo...

Ahora entiendes porque siempre llegan tarde??????? Pues tienen que descifrar toda la gama de codigos que dicen en clave y entre que lo descifran pues se les hace tarde, luego por eso avientan lamina pues les cae el veinte despues de 20 mins y ahi van en chinga por el ratero o el sospechoso.

Ademas se considerado, crees que seria factible que cualquiera entendiera lo que dicen???? NOOOO

Por eso los secuestradores, asaltantes, violadores, y demas, SON POLICIAS!!!! pues solo ellos entienden lo que dicen y patas pa que las quieren cuando son descubiertos, por eso no los agarran....

Anónimo dijo...

Por cierto te repito la info para subir la musica y pegarla en tus entradas...

el link

http://www.goear.com/

tienes la opcion de subir tu musica, una vez arriba solo copias el url y lo pegas en tu entrada asi que ya tienes resuelto el asunto.... Saludos desde la capirucha

NTQVCA dijo...

1.- Quiero un atole con una torta de tamal

2.- No tienen superpoderes, es más, no entendias porque era un dialecto.

Agnes Milk dijo...

Pinches weyes... para ser policia aparte tienes que hablar con un acentito entre naco y ñero, saber decir, afirmativo comandante, ser panzón, pusilanime, medio pendejo, medio analfabeta pero eso si bien colmilludo para el varo, y he llegado a pensar que si no son así, ¡los capacitan!
saludos

ѕocιaѕ dijo...

Con esos policias puedes estar seguro de que algo malo te va a pasar y de que llagaran justo a tiempo, justo después que se terminen su tacos, tortas o garnachas.
así es la triste vida en México

P. Vargas dijo...

O simplemente le sube el volumen para no escuchar...

Es irónico, no? En México son los policías quienes rompen las leyes, y en Costa Rica son las leyes quienes rompen a nuestros policías.

Duerme tranquilo bro, la policía nos cuida

Un abrazo compañero, nos seguimos leyendo!

Una mirada a la vida

Una mirada a la vida
A través de la memoria