lunes, 29 de octubre de 2012

¿Soledad en Acapulco?

Llevo una semana solo en Acapulco. La Busi y los twins viajaron a la gran ciudad. He aprovechado el tiempo para sacar más trabajo, para dar los últimos detalles de un artículo que saldrá publicado en un libro jurídico y para preparar unas clases sobre derechos humanos que impartiré la próxima semana. No obstante, cuando llego a casa siento una profunda tristeza: ¡Extraño a la Busi y a los twins¡ Me hace falta su presencia, sus risas y hasta los llantos. Y a pesar de que solo serán diez días de no vernos, se siente una soledad inmensa. Y sí, Acapulco es un paraíso. Sin embargo, también aquí, donde la diversión es propia de este puerto, la soledad pega. 

Una mirada a la vida

Una mirada a la vida
A través de la memoria