miércoles, 18 de enero de 2012

Sigo Acá...

Estreno compu, bueno no es mía sino de la Busi. Esta será la entrada con la que estreno la compu. Será, espero, mi regreso a los blogs. Cuando dejé de escribir constantemente, estaba la Busi a punto de dar a luz a los twins.

Y bueno, resulta que los twins nacieron. Ahora ya tienen 7 meses y cada vez van creciendo más. Uno de ellos se puso grave a los 15 días de nacido. Nos dio un susto enorme pero, gracias a Dios, salió adelante. El día en que nacieron fue mi primer día como Juez. Fueron emociones intensas. Al principio de una felicidad inmensa y a los quince días de una terrible angustia. Hoy todo se encuentra en orden, fluyendo.

A los tres meses exactos hubo un cambio de residencia. Hoy vivo y trabajo en Acapulco. Es un reto tremendo porque actualmente este hermoso puerto vive una delicada situación de seguridad. Cuando me dieron la noticia de mi nueva adscripción, debo reconocer que tuve una emoción de miedo. Hoy me encuentro muy ilusionado con ese nuevo reto, delicado, pero reto que se debe superar día con día.

En esta nueva ciudad he visto y leído cosas tan interesantes en lo jurídico como espantosas en la realidad. Pero debemos seguir trabajando si queremos un México mejor. Hoy lucho en contra de la injusticia a pesar de las críticas que tengo que recibir. Me he dado cuenta que estoy ante la lupa de la sociedad. Para algunos, mi decisión es contrarias a sus intereses, para otros no. Para mi, mi decisión busca, ante todo, el apego a la ley. Busco preservar la constitución y sus leyes. Busco una mejor sociedad, lo cual se logra siendo honestos. Busco un México justo y, por supuesto, un Acapulco seguro y que confíe en sus jueces.

En resumen, esto ha pasado en estos últimos meses que me ausenté de mi blog. Hoy estoy descansando. No sé si son merecidas mis vacaciones, pero si necesarias. Estas vacaciones las paso con mi familia. Pero también quiero retomar mi blog que si no escribo es por falta de tiempo y no por falta de ganas. Sigo aquí, desde el lugar de los hermosos atardeceres. Aunque hoy escribo desde mi añorado Distrito Federal.

Una mirada a la vida

Una mirada a la vida
A través de la memoria