viernes, 26 de noviembre de 2010

La vida es mejor cantando

Los nervios generaban mucha ansiedad. En espera del turno para nuestra presentación, sonaban las cuerdas de las guitarras afinándose, las voces de las mujeres y los hombres con el clásico "Do, re, mi, fa, sol, la, siiiii, si, la, sol, fa, mi, re, do" e incluso el tronar de los dedos.

Ya antes habían pasado varios grupos, todos muy buenos. Faltábamos sólo dos y se terminaba el concurso de coros.

Por fin, nuestro turno. Salimos y nos colocamos en la posición usual. Yo, hasta un extremo, sostenía el totoloche (contrabajo) que para esos momentos me parecía que pesaba más que nunca.

Nuestro director, que era mi hermano, se puso al frente de nosotros. Nos presentó ante el público, dio media vuelta y de cara a nosotros nos dio la típica entrada de canción: "treees cuatro" y retumbó el lugar.

La canción que se interpretó era romántica y viejita: *Búscame* autor: Sergio y Estíbaliz. Esa que iniciaba con las letras:

"Búscame
donde haya un sol
donde se acabe el mar
donde el amor
se pueda regalar
donde mi voz
se escuche más y más."

Creo que cantamos como nunca. Queríamos ganar. Con el paso de la canción, los nervios se fueron y llegaron las ilusiones. Se nos enchinó la piel. Sacamos del pecho la voz de nuestro corazón.
Al final, un gran aplauso de todo el público. Eso nos llenó, nos emocionó y nos dejó satisfechos.
No ganamos, pero quedamos contentos, felices. Nos dieron el tercer lugar.

Aún recuerdo ese momento, ese lugar, esos amigos. Aún recuerdo mi tololoche y mis dedos hinchados de tanto tocar. Aún recuerdo la canción y el momento mágico en que inició y el climax cuando concluyó. Aún recuerdo ese fantástico grupo coral: "Betlehem" que no fue nunca el mejor pero sí el más alegre.

Aún recuerdo o quiero recordar que: "La vida es mejor cantando..."

martes, 23 de noviembre de 2010

Cruzando los dedos...

Estoy cruzando los dedos. Estoy pidiéndole a Dios. No es nada malo, es simplemente esperar que a dónde me manden a impartir justicia, sea una ciudad agradable.
Entre hoy y mañana o talvez hasta el jueves, me avisan a dónde tendré que establecerme.
Estoy con los nervios de punta. Estoy cruzando los dedos... estoy pidiéndole a Dios...

miércoles, 17 de noviembre de 2010

Quién soy yo para darte un consejo.

Decir: "Señor, quiero ser instrumento de tu paz" suena bonito, harto religioso pero muy mocho y mamón.
Decir: "A ver hijos de su rechinchunchan zapotin pachinchi patitas de pollo (Hijos de la chingada para acabar pronto) ya les llegó su reata para que se me alineen por la derecha y se me calmen todos", suena grosero, violento y hasta loco.
Y es que uno, cuando quiere ayudar y poner su granito de arena para que otros encuentren cierta tranquilidad y paz en sus problemas familiares, siempre sale como lazo de perico.

La verdad, me doy cuenta que aunque uno quiera ayudar, si la persona o personas no quieren salir adelante, no va a servir de nada que uno los esté arreando y menos aún que demos un pinche consejito.

Por eso, lo mejor es siempre mantenerse a raya. No meterse en los problemas de otros y menos sentirse mal cuando otros los tengan.

Dicen que cuando uno se encuentra bien, lo demás es lo de menos y es muy cierto. Yo soy muy feliz, vivo cada minuto con alegría, me siento contento de ver estos días tan soleados, fríos pero despejados.

Por eso, si los demás se quieren hundir, que lo hagan. Mientras yo tenga mi salvavidas bien puesto, nada me hundirá. Tengo lo necesario: Vida, para vivirla.

Siéntete bien contigo, platica contigo, conócete y quiérete... la vida se vive una vez y nada se repite. Así, lo demás es lo de menos. Aunque... quién soy yo para darte un consejo...

viernes, 12 de noviembre de 2010

Vámonos de Puente

Nuevo fin de semana. Nuevo puente. Más descanso. El turno del motivo es el "centenario de la Revolución Mexicana".

Yo no sé que celebramos. Mejor deberíamos reflexionar y avergonzarnos. Exactamente hace 100 años se buscó una dizque revolución que en honor a la verdad no fue tal. Sólo tirar un poder (Porfirio Díaz) para implementar otro (Victoriano Huerta) y hacerlo crecer.

Lo mismo ocurrió hace unos añitos, cuando llegó Vicente Fox y dizque vino un cambio que ni fue cambio y sólo sirvió para tirar un poder (PRI) para que llegara otro (PAN).

La diferencia entre uno y otro acontecimiento, si es que la hay, es que en el primero no sólo se quitaban del poder sino que se mataban para lograrlo mientras que en el segundo sólo se matan unas siglas para poner otras porque su contenido es lo mismo.

No es posible celebrar tanto nacionalismo cuando el país se está hundiendo. No es posible festejar cuando hay dolor, indignación, muerte, terror, narcotráfico, soborno, y todo lo que en la actualidad distingue a nuestro querido México.

Vámonos de puente a descansar, pues sólo así dejamos de ver tanta basura en la tele de lo que pasa en nuestro país, creo que si de algo sirven estos "puentes" es para olvidar un poco la realidad que acontece en nuestro "México, Lindo y querido" (Por cierto, al homenajear al autor de esta canción, considerada el segundo himno, las autoridades no se pusieron de acuerdo y no se llevó a cabo tal evento... lo dicho, estamos en el suelo).

Y ojo, no es que no me gusten los puentes... me encantan. Lo que no me gusta es que festejemos cuando hoy en día estamos peor que antes, pues por lo menos en esos ayeres había ideales y causa pero ahora... ahora... mejor ya vámonos de puente.

jueves, 11 de noviembre de 2010

Pegaditos y sin violencia

Dormir pegaditos en esta época en que el frío está a todo lo que da, resulta muy rico y romántico. El problema surge cuando uno duerme profundamente y lo que le ocurre a uno lo traslada al sueño y después del sueño lo traslada a la realidad... me explico.
Anoche, estaba bien pegadito a La Busi durmiendo y soñaba que alguien me jalaba y molestaba mucho; yo enojado en mi sueño reaccioné con un codazo y desperté de pronto porque escuché un fuerte "auch". Era la Busi que se tocaba el labio pues había recibido un codazo de mi parte. Me dijo que veía que estaba moviendo mucho mi brazo y lo quiso acomodar porque pensó que me estaba lastimando, pero al empujarlo un poco reaccioné con el codazo.
En la mañana reíamos de ese suceso, pero en la madrugada cuando desperté por el codazo que le dí, me preocupé pensando que sí la había lastimado.
Por eso digo que es bueno quedarse dormidos pegaditos pero al cabo de un rato cada quien en su lado, para evitar esos movimientos bruscos y violentos incondicionales. Bueno algunos lo pueden tomar como un pretexto para desquitar algo que durante el día les molesto. Obvio, no fue mi caso, jajaja.

miércoles, 10 de noviembre de 2010

Ya pasará...

Tengo rato viendo la pantalla de la compu y pensando qué escribir. No se me ocurre nada. Pienso en anécdotas, pero algunas en este momento me dan pereza escribirlas. Ya tendré algo bueno qué decir.
Creo que el frío congelo mi cerebro. Yo soy de "sol, arena y mar", me gusta el calor, los días soleados. El frío entume mis dedos y por lo que veo mis neuronas. Ya pasará...


Una mirada a la vida

Una mirada a la vida
A través de la memoria