jueves, 28 de mayo de 2009

El ejercicio del día.

Nunca fui obeso, ni siquiera pasadito de peso. Mi promedio siempre fue de 65 kilos. Creo que la causa de ello es que toda mi vida me ha gustado hacer ejercicio. Dudé que algún día llegara a pesar 70 kilos y que mi talla de pantalón llegara a 30 o que el cuello de mis camisas superara los 15 1/2.

Pero de unos años a la fecha el ejercicio pasó a segundo o tercer término. Sólo cuando llevó a "La Leslie" al parque a que haga sus necesidades (que obviamente recojo como buen ciudadano) es cuando camino un poco.

El domingo pasado, cuando llevé a mi abuela Toyi a su casa, pasé al consultorio de mi papá nomás de curioso (la casa de mi abuela y el consultorio son el mismo inmueble pero fue subdividido) y aproveché para pesarme en la báscula que ahí tiene mi papá "el Doc". La báscula tiene años, pero es de las efectivas.

Me quité lo más que pude para que fuera lo más exacto. Con mi dedo empujaba donde marca el peso para ajustarlo al nivel óptimo.

Mi abuela y la Busi estaban mirando. Terminé de ajustar mi peso, me bajé de la báscula y le pregunté a mi abuela si sabía si la báscula todavía funcionaba correctamente.

-Si mijo, ¿Porqué?- Me respondió.

-Porque peso 80. Les dije.- No daba crédito y ellas tampoco. Me habían dicho varios amigos y familiares que me veían más "llenito y cachetón", pero cuando comprobé mi peso me asombré.

Llegar a pesar 70 era impensable. 80, imposible. No obstante lo logré. Los años y mi boquita me ponen en una realidad.

No es que sea de esos "hombrecitos" que se preocupan por verse bien, tan es así que ni crema en las manos ni loción en el cuerpo uso. Pero mi abuela y la Busi me dejaron pensando.

Y yo me preguntó ¿Cómo subí tanto de peso? la respuesta es simple: Por tragón y "güevón".

Adiós a las tardes de película, con comida chatarra y demás. A bajar la lectura y estudios. La Busi me pondrá a dieta y a hacer ejercicio.

Lo malo es que hoy, que me fui a caminar desde temprano para empezar el cambio de actitud, entré a algunos blogs que visito cotidianamente y sus post son acerca de comida (y hasta fotos ponen, que gachos) y pues la lombriz que llevo en las tripas, se enfureció y reclamó su cuota diaria de alimentos, pues la frutita, el jugo y el licuadito de la mañana fue insuficiente.

Así que me voy a hacer mi primer ejercicio fuerte del día: A mover el bigote con unas ricas enchiladas de pollo o unos chilaquiles, un bolillito para que agarre sabor, un refresco (jugo ya tomé en la casa) para que pase, un cafecito con leche y su respectivo pan calientito. Y ahora sí, a darle con ganas. Buen provecho.

Me vale que sea talla 35, cuello 17 y abdomen... ¡Bah! Mañana empiezo la dieta.

miércoles, 27 de mayo de 2009

Día de felicitaciones.

Un abrazo y un beso a mi papá que hoy cumple años. Todo mi amor a la Busi que hoy es "su santo". Felicidades a ambos.

Tenía toda la intención de darles un regalo muy especial y que estoy seguro ellos estaban esperando: la impresión de la parte relativa del Diario Oficial de la Federación publicado el día de hoy y que contiene la lista de los 15 vencedores en el examen de oposición que hice y que desde enero estuve preparando.

Desafortunadamente no se pudo.

Me duele no haber quedado, pero me duele por ellos (papás y esposa) quienes estaban emocionados por mí. Por mi parte no es tanta la tristeza pues sé que hice un gran esfuerzo, tuve dedicación y empeño, sueños, ilusión... pero aun cuando me causa cierta tristeza (común cuando hay una derrota) y hasta leve enojo, lo cierto es que me siento satisfecho con lo logrado. Haber llegado a la final entre más de 300 personas (la gran mayoría de reconocida capacidad intelectual en el medio de las leyes) no es fácil y yo estuve ahí dando guerra.

Después de todo este examen siento que es momento de reflexionar, de conocer mis defectos más que mis virtudes en mi profesión, saber y reconocer objetivamente qué fue la causa de la falla, qué error se cometió. Lo anterior, con el objeto de mejorar y seguir adelante. Fue una bonita y excitante experiencia. Tendré que estudiar un poco más, sé que estoy bastante cerca de lograrlo, que no es imposible. Sólo hay que pulir las fallas para lograr, en una subsecuente oportunidad, ser y estar en los primeros 15 lugares.

Aún no sale la totalidad de las calificaciones pero estoy seguro que quedé entre los primeros 25 lugares lo que me deja satisfecho (aunque parezca típico conformismo de deportista olímpico mexicano y que siempre he criticado) pues es la primera ocasión que llego tan lejos y, repito, ante colegas muy capaces, profesionales y dedicados en cuerpo y alma a la profesión.

Hoy, distinto a otros días en que salían las calificaciones de cada etapa y las personas que seguíamos en la pelea en el examen, no he recibido llamada alguna de felicitación. Es obvio, la gloria se la lleva siempre el vencedor y el vencido ni la mosca se le para. Creo que erróneamente me había acostumbrado un poco a recibir ciertos elogios; eso también deberá ser parte de mi reflexión y aprendizaje. Pero bueno así es de cruel o real esta profesión donde el poderoso y el vencedor, se llevan toda la atención. Pasa en todos los ámbitos de la vida.

Por mi parte, les mando una felicitación a los vencedores, dignos y férreos opositores. Lo ganaron a buena ley. Todo el éxito en la nueva etapa, y espero que pronto logre estar a su lado como pares.

Mi agradecimiento a toda mi familia (padres, hermanos, abuela, cuñados y suegros -sí suegros-) que creyó en mí y que me alentaron. A mis amigos Paco, Lupita, Charlie, Oscar, Pedro, que me brindaron apoyo moral y material. En especial, a ti Busi, mi esposa, que estuviste en todo momento ayudándome, con preguntas, haciéndome café, desvelándote a mi lado, encerrada en la casa sin poder salir, imprimiendo hojas, sacando información de libros, sacrificando tu tiempo por esta causa; en pocas palabras, por mostrarme tu amor. Muchas gracias y si en esta ocasión no pude cumplir la promesa ten la seguridad que será en la siguiente. Lo juro.

martes, 26 de mayo de 2009

Noticias del día

Todas las mañanas leo el periódico. Hoy no fue la excepción. Aquí les dejo algunas nuevas para "alegrarnos el día":

La hija de Mike Tyson (boxeador-violador-arrancaorejas) está en la antesala de la muerte por un accidente que sufrió en su casa.

Los visitadores de las farmacéuticas corrompen al sector salud (doctores) regalándoles hasta viajes siempre que comprueben haber recetado "x" cantidad de veces la medicina del laboratorio determinado.

Que del país salieron 4 mil millones del dólares el primer semestre (eso es lo que se reporta pero ¿y lo que no?)

Hugo Chávez transmitirá su programa durante cuatro días (pobres venezolanos).

Que la trombosis es más mortal que el Sida, cancer y accidentes automovilisticos ¡juntos!.

Que Susan Boyle ya está en la final del concurso ese de canto.

Que Giselle Bündchen tiene nariz de gonzo (lo dice la nota periodística no yo).

Que hay condena mundial por la prueba nuclear de Corea del Norte, las bolsas asiáticas cayeron por esa situación y que esperan que la ONU tome nuevas medidas al respecto.

Que Obama nominará a la juez federal de apelaciones Sonia Sotomayor a prestar servicio en la Suprema Corte; sería la primera hispana en llegar ahí (como servidora pública importante no como acusada pues como acusados muchos hispanos han llegado y han sido sentenciados).

Que hay millones en las redes sociales como facebook que son indeseados y que te gustaría que no llegaran a ti.

Que Wolverine visitó a Calderón en los Pinos (¿para qué?).

Que el "juez" de hazme reír, el "gran actor" Rafael Inclán, tiene miedo de ser vetado por su salida de ese programa y por ser discriminatorio con "Sammy"(qué interesante, la verdad no puedo dormir pues estoy angustiado con qué pasará con ese gran actor).

Que nadie ha llegado a tantas liguillas como el "Tuca" Ferreti y tampoco nadie ha ganado tantos títulos como "el ojitos" Meza.

Que el Instituto Electoral del Distrito Federal da entrada a quejas contra Sodi.

Que la Influenza... No, de la influenza no pongo noticia alguna pues si las anteriores me dan flojera de la influenza más.

Como se aprecia, de entre las noticias que puse, la mayoría son puras noticias "inteligentes, importantes, interesantes y llenas de contenido"; son de esas que te dan ánimos y alegría para seguir felices y optimistas con nuestra vida cotidiana ¿¿¿???.

No obstante hubo una que sí llamó mucho mi atención y fue la de un perro de 9 años, al que se le habían detectado hace dos semanas tumores cancerosos y que su amo decidió no sacrificar, que en un incendio salvó a este amo.

¿Porqué me gustó? Porque sí, porque soy amante de los perros y porque es la única que habla de lealtad, algo que en los humanos se ha ido perdiendo poco a poco y si no lo creen, lean los periódicos.

lunes, 25 de mayo de 2009

Más de abuela bloguera

Ayer invitamos la Busi y yo a nuestras abuelas a desayunar (a la materna de ella y a la paterna mía). Estaban bien contentas. Pero lo que me extrañó es que la abuelita de Busi se emocionara por compartir ese momento con mi abuela Toyi.

Después de reflexionar un rato me di cuenta que mi abuela de 93 años tiene más vitalidad no sólo que la abuela de Busi sino de otras abuelitas y eso levanta (me imagino) el ánimo a cualquiera de la tercera edad.

Luego de compartir los alimentos, llevamos a la abue de Busi a su casa y mi abue Yoyi no quiso irse a la suya. Nos acompañó a la oficina de la Busi que tuvo que ir a trabajar y me gustó mucho verla cómo se interesaba por el trabajo de Busi. Parecía novata a punto de conseguir el trabajo.

Luego, acordándome de la abuela bloguera, le enseñé la computadora y el internet. Le expliqué (en mi poca cultura tecnológica) cómo funcioanba y lo maravilloso que era poder contactarte con personas de todo el mundo en un tiempo increible. Pero no me gustó la cara que ponía. Me dio la impresión que le desanimó mucho darse cuenta de esta tecnología ya en edad avanzada. La conozco.

No obstante, se emocionó al saber que podría contactarse con amigos de España (ojalá que ellos todavía vivan) y que sólo necesitaba saber el correo electrónico.

Estoy seguro que hoy está buscando la dirección o el teléfono de estas personas para que le proporcionen un correo electrónico y les dé el mío (Después le abriré uno).

Ella siempre ha tenido ilusiones en la vida y ésta es una más. Creo que será una abuelita más que utilice la computadora y lo hará por las ganas que tiene de comunicarse con sus amigos (muchos de ellos más jóvenes que ella). No creo que esté pegada a la compu pues nunca ha sido una persona inactiva, ni siquiera ahora que su edad, repito 93 años, le impide realizar muchas cosas. Ella fue una persona activa tanto que a la fecha camina más que yo que tengo 37.

Sólo espero que al recibir noticias de sus amigos y amigas no decaiga su ánimo al saber que muchos de ellos o ya murieron o están enfermos por su edad. Por el contrario, deseo que ella pueda levantar el ánimo de aquéllos y así será todavía más feliz.

viernes, 22 de mayo de 2009

"A mis 95 años". La abuela bloguera

Realmente soy nuevo en esto de los blogs. Poco a poco voy conociendo este cibermundo y los personajes que lo componen e incluso la jerarquía que existe entre ellos.

Pero lo que llamó fuertemente mi atención fue ver la nota de que María Amelia López mejor conocida como "La abuela bloguera" gracias a su blog "A mis 95 años" que inauguró el 22 de diciembre de 2006, precisamente el día que cumplió esa edad, falleció a los 97 años.

"El blog de la anciana pronto se convirtió en uno de los más visitados de la Web, lo que le valió en 2007 el premio Best of Blogs, de la cadena de televisión internacional alemana "Deutsche Welle" al mejor en lengua española." dice la nota del diario "El Clarín".

Esto es, no me llama la atención que haya fallecido a los 97 años (mi abuela tiene 93 y como la veo va que vuela para esa edad) sino que a sus 95 se haya animado a recibir el regalo de su nieto quien le regaló el blog, a aprender a usar la computadora y a narrar sus pensamientos en su blog.
Creo que es un ejemplo de querer vivir. En México, también estaba la viejita voceadora de periódicos en la ciudad (D.F) y que corría maratones: Doña Rosario Iglesias Rocha alias "Chayito".

Para ellas que ya partieron, mi infinita admiración. Y pues propondré a mi abuela Toyi que sigue fuerte como un roble si le gustaría tener su blog.
Si vamos a copiar, hay que copiar lo bueno.

Ojalá que, si llego a esa edad, tenga las ganas de ser "tecnoabuelo" con lo que en ese momento exista.

Aquí dejo el blog de la abuela bloguera: http://amis95.blogspot.com

martes, 19 de mayo de 2009

Un sábado en Xochimilco

Algo muy mexicano es, sin duda, Xochimilco. Ahí encuentras como en todo buen centro turístico artesanía mexicana, pequeños locales para comer quesadillas, carnitas, barbacoa y muchos platillos más. Las trajineras están llenas de colores "chillantes" tal como en las peliculas gringas nos caracterizan. Desde grandes familias hasta parejitas solas, e incluso grandes grupos de amigos de escuela se dan lugar en Xochimilco para pasar un buen rato. Cuando recorres sus canales por la trajinera, se acercan pequeñas chinampas para ofrecerte flores, comida, foto del recuerdo, bebida, mariachi, tríos, norteños, entre otras muchas cosas más. Puedes llevar tu comida ya preparada y, por supuesto, tu propia bebida. Entre éstas, por el lugar, lo que abunda entre los visitantes es la cerveza y el tequila. No obstante, es obligado pedir que te lleven a "la casa de la tía" por tu pulque o por un "curado". Es decir, cuando uno va a Xochimilco, te vuelves muy mexicano.
El sábado pasado fuimos la Busi y yo con nuestros buenos amigos Paco y Lupita. La pasamos de maravilla. Paco y yo nos pusimos un poco "pasaditos de copas" como aquí se observa que ya estabamos tirados en la "popa" o "proa" o "a babor" o "estribor" qué se yo cómo se diga.


Lo único que desentonó en ese lugar fue:



Whisky en Xochimilco? Salud, hip.







viernes, 15 de mayo de 2009

Día del maestro

Hoy es día del maestro y pues no hubo puente, lo cual me alegra.

En lo personal siempre ha llamado mi atención impartir clases.

Viene a mi memoria que a finales de los ochentas, inicié un curso de inglés donde yo era el maestro y el director de esa academia de idiomas de futuro prometedor. Compré algunos pliegos de cartulina de color llamativo para hacer mis anuncios publicitarios, los cuales pegué a las afueras del Aurrera de la Viga, en la iglesia de la Santa Crucita de mi casa, en la tiendita de Don Toño y Doña Toña y en la tiendita de Chelito (la de las chispas). A la convocatoria de la apertura del nuevo curso de inglés llegaron sólo tres personas. Modifiqué un cuarto del sanatorio de mi papá y lo hice el salón de clases, con su pizarrón, una mesa central y todo el rollo. Visualizaba el inicio de una gran escuela. Pero tronó. El sueño duró aproximadamente 1 mes y medio y la causa fue que: De esas tres personas, una me pagaba poco a poco, otra al principio muy puntual y al final terminó debiéndome como 10 clases, no obstante los requerimientos personales y hasta afuera de su domicilio para que cubriera su adeudo. La otra, en la tercera clase se dio por vencida, pero eso sí esas tres clases fueron de "gorro" pues sólo acudió para ver si le interesaba el idioma.

Años más tarde, retomé el dar clases. Fue a un niño de secundaria que acudía a una escuela militarizada, esas donde va puro "soldadito". Su mamá me dijo que si podía "regularizar" a su hijo porque nomás no se le daban los idiomas y estaba a punto de reprobar esa materia en el año escolar. A final de cuentas, el soldadito salvó la materia y la señora fue puntual en su pagó.

Después de ello, dejé de dar clases. Hasta que llegó "la Leslie" a casa, cuando era soltero, y tuve que convertirme en adiestrador de perros para que mi mamá no la echara a la calle. "La Leslie" fue buena alumna pues aprendió a saludar, a sentarse, a echarse, a caminar rápido, lento y junto; a quedarse a una distancia considerable sin moverse; a lanzarse al agua y traer su pelota y en fin varias curiosidades que alegraron mi vida y obvio la de mi mamá y de "La Leslie". Incluso entré a varias competencias con "La Leslie", pero eso es material de otro post.

El caso es que ayer fui en busca de unos libros a Porrúa. Los libros que compré son de Derecho (Controversias Constitucionales) pues daré dos clases-conferencias en Puebla en un Diplomado de Procesal Constitucional y debía prepararla. Es la primera vez que daré clases en mi profesión y estoy un poco nervioso pues no será a nivel licenciatura sino posgrado. Espero que me vaya bien y que no sea debut y despedida como las clases aquéllas de ingles.

Espero, insisto, que no sea así porque la vendedora de Porrúa (la que me conoce porque le he comprado ya varios libros para mis estudios en la Maestría y para mis exámenes) galardonó mi efímera y "productiva" vida de "profesor", jeje. Me otorgó como reconocimiento la credencial exclusiva para profesores (sin que todavía lo sea realmente) con la cual obtienes el 15% de descuento en todas tus compras en librerías Porrúa (y hasta el sábado 16 el 20% con motivo del festejo del día del maestro).

Por tanto, he aquí el nuevo título nobiliario que se me otorga:



Ahora sí: !Felíz día del Maestro¡ y un hurra a mi nueva credencialota.

Comentario final: Dada mi ocupación, tengo prohibición legal de recibir remuneración alguna por dar clases, snif; no obstante, prometo que ello no repercutirá en la calidad de las mismas, pues lo hago por puro gusto, !ajúa¡

jueves, 14 de mayo de 2009

Rodrigo Rosenberg vs Miguel De la Madrid Hurtado

No sé a quién creerle. O no creerle a ninguno y así no me da vueltas la cabeza con tanta porquería. Miguel De la Madrid Hurtado, ex-presidente de la República Mexicana, habló en una entrevista con la periodista Carmen Aristegui y, para muchos, habló fuerte. Para un servidor no dijo más que lo que todos ya sabemos de la maligna familia "Salinas". Lo importante es porqué hasta ahora lo dice.

No creo que sea como un acto de contricción, de arrepentimiento, ante el pueblo mexicano al saber que, dada su avanzada edad, está a punto de partir de este mundo y quiere decir la única "verdad", esa que ya todos sabemos. Pienso que la cosa va por otro lado.

Desde una perspectiva personal, considero que todo este show se trata más bien de algo planeado; el expresidente De la Madrid es una marioneta de varios "showman". Algunos hombres de la política manejan y manipulan lo que él hace y dice. Por un lado, los enemigos del PRI, que lo inducen a dar esas entrevistas en año electoral y a pocos meses de la jornada electoral sin darse cuenta que al único partido que benefician es al PAN; por otro lado, los amigos del PRI (o de Salinas) que horas después lo obligan a retractarse de sus palabras lo que también sólo pone en bandeja de plata esa circunstancia a los del PAN. Lo horrendo, es que detrás de esto, al parecer, también está el propio Salinas, hombre poderoso e inteligente.

A mi me hubiera gustado más escuchar del propio expresidente De la Madrid, qué fue lo peor de su gobierno; porqué la reacción tardía del Ejecutivo después del terremoto del 85, qué cártel era el mandamás en esa época, o cualquier otra cosa que en este momento no se me ocurre pero que podría ser mejor noticia que la entrevista que dio, la que, dicho sea de paso, fue un asco, con preguntas que implícitamente llevaban la respuesta o la propia reportera lo inducía a un "sí o no", a un "tal vez" e incluso a un "eso creo". Me hubiera gustado que reconociera porqué fue uno de los peores presidentes de México en la historia.

Por otra parte, en Guatemala, Rodrigo Rossenberg, abogado de profesión, acusa en video al Presidente de ese país de su muerte. Lo malo es que sólo acusa sin prueba alguna. Lo peor es que ya no tiene forma de probarlo.

La diferencia entre uno y otro caso es que en México, una basura acusa a otra de algo que ya sabíamos y que además su dicho es manipulado por extraños y obscuros intereses en pleno año electoral. En el otro, el de Guatemala, una persona que hasta ahora se sabe (otrogando el beneficio de la duda) es un luchador por su país; acusa a una basura que dirige a esa Nación.

La similitud, es que en ninguno de los 2 casos se va a llegar más allá de lo que ahora vemos. Quedarán, seguramente, impunes las personas que son acusadas. Ojalá y alguien en Guatemala acuda a denunciar ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y a su vez a la Corte de esa materia ese hecho, para que mínimo el caso trascienda más allá de las fronteras y un órgano diverso investigue el asunto.

Coincidencia en ambos casos: Guatemala y México, paises hermanos, del mismo origen y que en alguna ocasión el primero perteneció al segundo, hasta la fecha son paises del tercer mundo o como dicen los más optimistas: "paises en vías de desarrollo".

Ganador de ambos casos: la impunidad, la ignorancia y la falta de interés.

lunes, 11 de mayo de 2009

Novelita

Colgó el celular. Tenía un sabor amargo en la boca del tremendo coraje que acababa de pasar. Su novia le había cancelado la ida al cine y se perdería el estreno de la película que tanto había esperado. Sandy, le explico que se topó con Sara, su mejor amiga de aquellos tiempos universitarios y de la que había perdido toda comunicación desde hacía cuatro años. Le comentó que iban a ir a tomar un café, en ese momento, a la cafetería donde años atrás Sandy y Javi se conocieron y en el que meses después Javi le había declarado su amor.
- No es posible que haya cambiado la película conmigo por irse con esa zorra a tomar un café y, peor aún, a ¡nuestra cafetería!- Pensó todavía enojado.
Sara nunca fue del agrado de Javi. Ella era incondicional de Manuel, un exnovio de Sandy que además fue la primera experiencia sexual de Sandy. Javi supo de ello gracias a Sara quien maliciosamente se lo dijo. Desde esa ocasión, Javi fue un hombre muy celoso, no dejaba ni respirar a Sandy. Le dolía que su amorosa novia no fuera virgen. Se convirtió en un hombre muy inseguro. Además, constantemente la hostigaba con preguntas sobre sus encuentros íntimos con Manuel. Incluso, sus celos llegaban al extremo de imaginarla teniendo sexo con él.
No obstante, al paso del tiempo la relación de Javi y Sandy se consolidó; habían pasado cuatro años juntos entre los cuales el último año y medio habían compartido su vida en unión libre y ya tenían planes concretos de matrimonio para un par de meses más.
Después de colgar con Sandy, Javi seguía furioso. Pocos minutos más tarde salió disparado de su oficina hacia la cafetería para toparla ahí pues sabía que su enojo no era por perderse la película sino porque se imaginó a Sandy hablando con Sara de Manuel y no iba a permitirlo.
Manejando hacia la cafetería donde Sandy se encontraba, un sudor frío recorrió el cuerpo de Javi pues no dudó en que quizá habían llamado a Manuel para esa reunión. El enojo ahora era furia. Su mente lo traicionaba y los celos eran lanzas filosas en todo el cuerpo. Su distracción le impidió percatarse que detrás de su vehículo una ambulancia le hacía señales para que abriera el paso. Pero en lugar de ello, bajó la velocidad y no la dejó pasar; incluso jugó un rato cambiando de un carril a otro para obstruirle el paso. Así desquitó su ira.
Después de unos minutos peleando, el tránsito se hizo pesado; había patrullas y bomberos justo en la esquina antes de llegar a la cafetería. La ambulancia aprovechó la distracción de Javi que de reojo miró lo que ocurría. Se bajaron los paramédicos a sabiendas de que habían llegado muy tarde.
En esa esquina había un espantoso accidente. Un camión de pasajeros, en el carril de contrafujo, pasó por alto la luz roja y se estrelló con el vehículo compacto que en ese momento se cruzó en su camino, pegándole al carro del lado del conductor.
Javi, por su parte, llegó a la cafetería sin prestar demasiada importancia al accidente. Estacionó su vehículo y entró azotando la puerta para buscar a Sandy, pero ella no estaba. Ni Sara, ni Manuel. Salió desconcertado a la calle para ver si Sandy estaba afuera viendo el accidente pero tampoco estaba ahí. Se sentó en la orilla de la banqueta enojado. Se tomó la cara y cerró los ojos un instante tratando de pensar donde podía estar su novia.
Al abrir los ojos volteó a su lado izquierdo hacia donde estaba el accidente. Luego miró al suelo y vio la placa del vehículo accidentado. Era del vehículo de Sandy. De un saltó se puso de pie con la placa en la mano. El corazón le latió muy rápido. Miró con detenimiento tanto al camión como al vehículo que estaba hecho añicos debajo de aquél. Corroboró penosamente que era de Sandy. Soltó la placa y se llevó las manos al cabello con un gesto de horror.
Se dirigió hacia ese lugar pero no lo dejaban pasar. Por fin logró atravesar el cerco de seguridad y llegar al vehículo pero no había nadie adentro ya que Sandy estaba tendida en el suelo, ensangrentada, metros más adelante del accidente. Los bomberos la habían logrado sacar del vehículo. Despacio Javi logró acercarse al cuerpo inerte de Sandy. Se hincó a su lado y lloró amargamente. De pronto, un bombero se le acercó y con una palmada en la espalda le dijo que si era Javier Hernández a lo que él respondió que sí.
- Cuando rescaté a la señorita me pidió, insistentemente y agonizando, que le entregara este sobre a quien respondiera a ese nombre. Lo siento mucho. Si no hubiera sido por culpa de un loco que impidió el paso de la ambulancia la señorita ahora estaría viva. - Le dijo el bombero y lo dejó a solas.
Javi, sintió náuseas, un dolor tan intenso que parecía que le atravesaban el corazón con un cuchillo, pero ese dolor no fue nada cuando al abrir el sobre vio unos análisis clínicos y una carta que decía:
“Perdóname mi amor si te hice pasar un rato amargo. Sé cuánto odias a mi amiga Sara y por eso la utilice como pretexto pues sabía que sólo así tú dejarías de ir al cine para venir corriendo a nuestra cafetería, donde inicio nuestro gran amor. Te conozco demasiado mi celoso compañero. Pero en fin, el motivo ameritaba mi inofensivo engaño. Tenemos que hacer una invitación más pues tenemos un invitado de lujo: Un pequeño ángel que Dios nos manda para que comparta no sólo ese momento de nuestra boda con nosotros sino toda la vida: Vamos a tener un hijo. Estamos embarazados. Te amo. Soy tan feliz y no hay nada que impida que goce al máximo este momento contigo. Viviremos muy felices.”

viernes, 8 de mayo de 2009

Anécdota en una secundaria ochentera

Cursaba el primer año de secundaria allá en los años ochentas. La clase, que para ese momento ya debía haber comenzado, era de matemáticas con el profesor Castelán, que se caracterizaba porque en forma frecuente llegaba “pasado de copas”.
Ese día no llegó y la felicidad invadió nuestros corazones: “Teníamos una hora libre.” En la secundaria, cada hora valía oro no como ahora que una hora puede pasar sin darte cuenta de si hubo algún acontecimiento importante.
Ante la ausencia de un profesor, regularmente llegaba el prefecto para que nos sacara al patio o nos encargara alguna tarea para realizarla en la hora de clase.
Todos platicábamos cuando de pronto una compañera, de cuyo apellido no recuerdo, dejó caer por descuido una bola enorme de plastilina que le habían pedido en su taller de “artes plásticas”.
Ni tardos ni perezosos, varios compañeros tomaron esa bola como si fuera balón de futbol americano y la lanzaban por todo el salón, claro, sin la anuencia de la propietaria que corría de un lado a otro tratando de detener esos pases.
Yo me sentaba hasta adelante y no por “ñoño” sino por que así me había tocado según el número de lista que tenía (33). Me levanté y quise participar por lo que extendía los brazos para que fuera receptor del “balón de americano”. Pasaron varios pases antes de que llegara a mis manos la bola de plastilina.
Cuando la recibí, sentí 2 cosas pesadas: Primero, la bola de plastilina, nunca olvidaré lo que sentí al recibirla, qué cosa más pesada y, segundo, la mirada de todo el salón: las chavas riendo y los chavos pidiendo el pase pero todos observando mis movimientos.
En tan sólo unos segundos me invadió una angustia que nunca había sentido. Debía rápidamente lanzar la bola y más porque se acercaba cual “tigre a su presa” la compañera reclamando se le devolviera su plastilina.
Tenía que actuar rápido por lo que tomé la decisión de lanzarla lo más lejos posible para que ya no me la regresaran pues estaba muy pesada la dichosa bola de plastilina. Para ello decidí lanzarla a la parte trasera del salón pero por encima de la agraviada propietaria que se dirigía de frente hacia mí.
Me quedaba poco tiempo por lo que emulando a “Joe Montana o Dan Marino”, eché el cuerpo hacia atrás, alargué lo más posible mi brazo derecho y con gran impulso lancé con todas mis fuerzas el “balón de americano de plastilina”; - lanzamiento digno de más de 50 yardas- pensé.
Fue tal mi movimiento que todos, incluso la propia dueña del balón de plastilina se “fueron con la finta” y voltearon hacia atrás del salón para ver hasta dónde había llegado tan magno lanzamiento.
Cual fue la sorpresa que el tremendo lanzamiento sólo había llegado unos, que digo metros, centímetros adelante. Me había ganado la fuerza de la plastilina por lo que mi “gran lanzamiento” se fue a estrellar a la cabeza de la propietaria que estaba a muy poca distancia mía.
Fue un lanzamiento digno de una niña aventando o dejando caer una rosa acabada de cortar, snif.
Para suerte mía, fue tal el golpe al caerle la plastilina en la cabeza a la desafortunada compañera que todos echaron a reír a carcajadas, lo que salvó mi vergonzoso lanzamiento y sobre todo mi dignidad y hombría
Incluso, cuando llegó el prefecto fui “elegido” para ir a la dirección castigado por esa acción, junto a aquéllos que ya tenían fama de ser los más “desmadrosos” del salón, lo que elevó un poco mis créditos y mi fama en el grupo 1° D, de la gloriosa secundaria 59, Club de Leones.
A partir de entonces, se dio un cambio radical en mi vida: a) el futbol americano y todo deporte en los que se utilicen las manos quedaron excluidos de mis favoritos; b) Se me ubicó como integrante de ese selecto grupo de niños rufianes que en toda secundaria debe existir y que durante 3 años hace la vida de cuadritos a más de uno y, c) como consecuencia, mi deporte favorito es el juego del hombre: “futbol soccer” por lo que me hice “panbolero” de corazón, ya que sólo se utilizan los pies y no las “manitas”.

Una mirada a la vida

Una mirada a la vida
A través de la memoria